El nuevo técnico de los Pumas tiene un pasado peculiar con las ‘joyas’ del ‘Pibe’ Valderrama

Hace más de 25 años, Michel protagonizó una escena 'pícara' con el colombiano.

Publicado Hace 2 días el 16 de Mayo de 2019

por

Michel González, flamante entrenador de los Pumas de la UNAM, tiene un característico pasado con antecedentes cómicos en las canchas de futbol.

Hace más de 25 años, el Real Madrid enfrentaba al Real Valladolid, club donde en ese entonces jugaba la leyenda colombiana, Carlos “Pibe” Valderrama.

Mientras disputan un partido de la Temporada 1991-92, en un cobro de tiro de esquina, Michel decidió tocarle las partes balndas al “Pibe” para provocarlo, no en una, sino en dos ocasiones.

En una entrevista hace unos años para el programa “Mi casa es la tuya”, Michel explicó el motivo del atrevimiento:

“Hubo unos problemas con Valderrama en el partido. Le dijo a uno de nuestros jugadores que no hablaba español, concretamente a Prosinecki, ‘me vas a tocar…’ Yo le comenté que él no había sido el del contratiempo, sino Fernando Hierro, y entonces me contestó: ‘Tú también me los vas a tocar…’, a lo que le respondí: ‘¡Yo sí te los tocó!’ ¿Pero por qué dicen que le provoqué? Eso fue un arrebato, ¡me enamoré!”.

Hace unos años, Michel y el “Pibe” se reecontraron para un partido amistoso en el Camp Nou y Valderrama bromeó con que él era su “novio”.

“Mientras me acercaba a ambos escuché que Valderrama murmuraba ‘mira, allí viene mi novio’. Entonces me acerqué a su esposa y le dije ‘¡eh, que te lo quito!’ ¡Ella se moría de la risa!”, explicó el ahora entrenador de la Universidad Nacional Autónoma de México.

El ‘trabuco’ que se armaría con los ausentes en la Copa Oro

Griezmann entraría al selecto club de los ‘100 millones’

El mítico “10” de Colombia sacó provecho de dicha anécdota curiosa, al realizar una campaña sobre el cáncer testicular en su país.

“Primero palpándome el testículo izquierdo, en la zona inferior, hacia arriba, con la yema de los dedos. Luego el derecho, repitiendo el mismo movimiento. Y una tercera vez para ver si los testículos tenían la misma forma, tratando de encontrar algún bulto”.

“No sentí dolor, pero un poco me enojé. Si hubiera sentido dolor, tendría que haber consultado al médico, porque así se puede detectar a tiempo un posible cáncer testicular. Por eso querido amigo quería darte las gracias, por haberme tocado los huevos en tres simples pasos. Como deberíamos hacer todos para prevenir el cáncer testicular”.

Síguenos en Facebook ED deportes

Más noticias AQUÍ