El productor de bebidas energéticas, Monster Beverage, tiene el mayor rendimiento en la bolsa de EEUU durante este siglo, con rally del 60.000%, que no han logrado ni Apple, ni Amazon, que solo acumulan subidas del 5.300% y 2.300%, respectivamente. Este récord no lo ha obtenido ni Coca-Cola en los ochenta si se comparan productos de las compañías con el boom de los refrescos. Monster debe su éxito a ganancias crecientes desde 2008 y un volumen de ventas mayor al 9% desde 2001. Monster, actualmente, tiene una capitalización de casi 30.000 millones de dólares.

Las energéticas son las bebidas gaseosas de las nuevas generaciones, pero la compañía enfrenta nuevos retos ya que la competencia es más fuerte y su alianza con Coca-Cola no se concreta, a pesar de que esta posee un 19% de Monster, siendo su principal accionista y que distribuye los productos de la marca.  Sus acciones caen casi un 20% en el último mes por la posibilidad de que se fragmente su mercado que factura 50.000 millones de dólares.

Amazon ha lanzado su propia marca y Coca-Cola ha comenzado a comercializar Coca-Cola Energy en Europa y compró Costa Café por 5.000 millones de dólares lo que aleja la posibilidad de una alianza. Además, Monster está perdiendo cuota de mercado a favor de Bang, la bebida energética de Vital Pharma, pues tenía el 35,4% a finales de marzo, 3,5 puntos menos que hace un año y Bang ha crecido hasta el 8,3%. Monster ya anunció una nueva bebida, Reign, para competir con Bang.

Los analistas no se ponen de acuerdo respecto a su futuro. RBC y Credit Suisse, recién nombraron a la empresa de las mejores para invertir, Citi la ha eliminado de su lista de acciones favoritas, igual que Morgan Stanley que recortó su precio objetivo y un informe de Wells Fargo habla de “caídas masivas” desde noviembre.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.