Zumby Pixel

La Costumbre del Poder: ¿Fusionar al sector salud?

La manera de determinar si la fusión administrativa y de servicios del sistema de salud es posible, consiste en armarse de humildad y hacer uso de los derechos que la ley confiere, acudir a las clínicas médico familiares, a las de especialización y, por fuerza, llegar a las seis horas y hacer fila en los laboratorios donde se tomarán las muestras para análisis.

Publicado Hace 12 días el 10 de Abril de 2019

por

Poner orden en el sector salud, dista mucho de obligar a una fusión. Ya se ha intentado, quienes instruyeron a sus subordinados para estudiar cómo lograrla y evitar desperdicio o duplicidad de funciones, desistieron.

Fue Guillermo Soberón, como secretario de Salud, quien solicitó a un grupo de trabajo multidisciplinario y de su absoluta confianza, que estudiara la manera de fusionar al IMSS, el ISSSTE y los propios servicios médicos de la secretaría a su cargo, en un único ente administrativo. Los objetivos eran diversos. Naturalmente el ahorro, evitar duplicidad de funciones, pero sobre todo garantizar un mejor servicio de salud, impulsar la medicina preventiva y salvar vidas, haciendo énfasis en aquellas que todavía tenían la oportunidad de ser productivas.

El asunto no es menor. Si en aquella época de bonanza económica las asimetrías entre uno y otro servicio parecían menores, hoy se han ahondado, y sólo unos cuantos hospitales de cada una de las instituciones, pueden brindar servicios médicos de excelencia. Los demás hacen lo que pueden, con lo que tienen, a pesar de haberse acelerado la digitalización de las historias clínicas y quizá, no lo sé, poder compartirse ya en la red.

Se hacen esfuerzos que no se notan, pero existen. En mis visitas a algunas de las clínicas del IMSS y del ISSSTE, en algunas épocas se anunciaba en los pizarrones de información o en las farmacias, que podían solicitarse equivalencias con clínicas y hospitales de uno y otro de los Institutos, en caso de que uno de ellos no contara con el equipo requerido o la especialidad necesaria. Supongo que fueron ensayos, aproximaciones, acercamientos, porque hace al menos seis años que dichos anuncios desaparecieron.

Una cosa muy distinta es combatir el robo de medicamentos o de instrumental quirúrgico, y otra es fusionar servicios conceptuados para entes distintos y administrados bajo diferente régimen administrativo.

Es momento de preguntar cuántos de los integrantes del gabinete y de la Presidencia de la República asisten a sus clínicas del ISSSTE, para tratados de sus enfermedades, o a los diversos hospitales del sistema. Que lo prueben y sea comprobable. La manera de determinar si la fusión administrativa y de servicios del sistema de salud es posible, requiere armarse de humildad y hacer uso de los derechos que la ley confiere, acudir a las clínicas médico familiares, a las de especialización y, por fuerza, llegar a las seis horas para hacer fila en los laboratorios donde se tomarán las muestras para análisis. Entonces comprenderán lo que sí o no puede hacerse.

www.gregorioortega.blog         

@OrtegaGregorio