Enemigos del Turismo

Las equivocadas decisiones del alcalde de Veracruz, Fernando Yunes Márquez

Publicado 17 abril 2019 el 17 de Abril de 2019

por

Las equivocadas decisiones del alcalde de Veracruz, Fernando Yunes Márquez para realizar obras en el Centro Histórico en los periodos vacacionales, lo convierten en el enemigo número uno de los turistas y de los prestadores de servicios, hasta los franeleros están que trinan por el caos vial que generan los trabajos de repavimentación de algunas calles Landero y Coss y su impacto en Serdán, Mario Molina e Insurgentes Veracruzanos, pero al mismo tiempo se les ocurrió la atinada idea de realizar trabajos en el Puente Morelos.

Los turistas que de por sí tienen que padecer la incomodidad de los parquímetros ya que no se pueden divertir a gusto porque deben echarles más monedas cada determinado tiempo, ahora padecen el caos vial que se une al desconocimiento de las vías alternas.

Pero no es la primera vez que el edil y su equipo tiene ese tipo de ocurrencias, en las vacaciones decembrinas, tuvieron la idea de remodelar el Zócalo de la Ciudad, con las mismas consecuencias y los turistas tampoco pudieron disfrutar de los atractivos del Centro Histórico de Veracruz con doble impacto, la afectación directa alcanza también a los restauranteros, hoteleros, taxistas, artesanos y comerciantes en general que operan en el primer cuadro de la ciudad.

Millonarias inversiones públicas que sirven para el beneficio de los constructores aliados o en el peor de los casos para constructoras con prestanombres de los funcionarios, obras que ocasionan caos vial por meses y pérdidas millonarias para el comercio y en muchas ocasiones, trabajos innecesarios cuando en colonias populares se carece de los servicios públicos básicos.

Antón Lizardo apto para vacacionistas

Los nuevos fraccionamientos residenciales de la Riviera Veracruzana se han convertido en factores de riesgo y contaminación para las playas de la zona norte del municipio de Alvarado, el último reporte de la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios de la Secretaría de Salud, determinó que aunque las playas Antón Lizardo son aptas para la recreación, son las que más alto nivel de enterococos tienen, es decir, heces fecales. De un parámetro permitido de 20 a 200 por cada 100 milímetros de agua, esas aguas cuentan con 157, cuando el promedio de las playas veracruzanas es de 40 hacia abajo, la situación reclama atención por eso las autoridades municipales ya establecieron comunicación con la CONAGUA para reducir los riesgos.

La responsabilidad de la vigilancia y monitoreo de las aguas en las playas recae en la Comisión Nacional del Agua a través del Programa de Playas Limpias, y las facultades de vigilancia son parte del objeto social de la Procuraduría del Medio Ambiente y de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, sin embargo, los prominentes desarrollos de lujo en esa zona se ejecutan sin aparente control, de lo contrario las aguas que llegan al mar estarían tratadas.

La noticia difundida por la Cofepris el pasado lunes, sin duda impactará en la decisión de los turistas que acostumbraba a disfrutar de esas extraordinarias playas, pero lo más grave será el impacto en la economía de los prestadores de servicios de la cuna de la manilla que no podrán hacer negocio en este periodo vacacional, es por eso que se realiza una campaña para aclarar que las playas son aptas y que todas las playas de Veracruz cuentan con niveles de contaminación de enterecocos, que no representan riesgos para la salud de los bañistas.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.