“…Con lujo de miseria confundida…”


“vaho sangriento de mil fúnebres festines, espasmos de deleite, afanes, espantos, manos de criminales, de usureros, de santos…”.

Esto corresponde a un fragmento de “Los inmortales”, poema que viene en la obra maestra de Hermann Hesse: “El lobo estepario”, que le valiera el Nobel de literatura de 1946. Escrita en 1927. Yo la leí hace como mil años, en mi adolescencia. Y como en cada ocasión que les trato el asunto, me dejó con la pupila cuadrada. El poema lo transcribí completo hace algunos años en este espacio, que hasta mi gran amigo, el Padre Arturo (QEPD), me dijo no lo había leído hasta ese día y le había parecido extraordinario.

MILES DE MILLONES EN EL MUNDO VIVEN EN LA MÁS EXTREMA MISERIA
Como ustedes suponen y suponen bien, tiene referencia a la miseria en la que viven millones de seres humanos en todo el mundo y lo mejor de todo ello es que nadie, absolutamente nadie hace nada por ellos y mucho menos para abatir la miseria, sino, al contrario, pareciera alguien de los altos mandos del capital mundial, de no hace mucho, haya dado la orden de encarecer todo y con ello la miseria se ha vuelto abrumadoramente gigantesca, creciendo cada día más entre todo el género humano.

HE AHÍ EL ORIGEN DE LAS CARAVANAS DE INMIGRANTES
Y la miseria de la que hablo tienen que ver con esas caravanas del hambre que ahora, de igual manera, organizadas por alguien del gran billete, vienen en cascada desde Centro América, pasando por México en un afán casi suicida de llegar a los EUA, tierra de promisión en donde mana la leche y la miel. De mis 65 años que llevo de vivir, jamás había visto algo tan espantoso como la de estos inmigrantes, que no me cabe la menor duda están organizados por alguien, con tal de provocar toda la expectación que se ha generado (y seguirá generándose), pero, nadie del gran billete abre el bolsillo para destinar inversiones hacia los países expulsores de inmigrantes ilegales. Países (incluido México), cuyos pueblos deben sangrar literalmente para tan solo pagar el “servicio de la deuda externa”, dicho así con mesura y educación, pero se trata de los intereses usureros cobrados por las entidades financieras de los países del llamado Primer Mundo (principalmente los EUA) a los países Tercermundistas que han contraído esas grandes deudas externas, con la complacencia de las entidades internacionales con la “sana intención” de mantener sometidos a esos países deudores y explotarles sus materias primas en beneficio de los grandes capitales con absoluto detrimento de los moradores de esos países.

Y no estoy preconizando el comunismo, que es el peor capitalismo que se haya generado, pero, que gracias a esos préstamos y los pagos de los “servicios” de dicha deuda, la miseria se ha instalado en todos esos países deudores. Que valga decirlo, quienes integran esas caravanas de inmigrantes ilegales son tal vez los más favorecidos, pues los que se quedan en sus lugares de origen, deben enfrentar una violencia terrible, peor que la padecida en territorio mexicano, así que ya podrán darse una ligera idea de cómo se vive en esas naciones.

O HUYEN O SON CARNE DE CAÑÓN
Lo peor de todo, es que lejos de verse algún paliativo para despresurizar tantos problemas, ahí tenemos al autonombrado gendarme del mundo, los EUA y a su Presidente gritar que esos países que “consumen el dinero de los EUA”, no hacen nada para evitar el éxodo de tanto paupérrimo.

DE PROPORCIÓN BÍBLICA LO QUE SE VIENE ENCIMA DE NO ATENDERSE TANTA MISERIA
La verdad sea dicha, o se hace algo para cuando menos paliar tanta miseria o la humanidad estaría próximamente enfrentando una crisis casi de proporciones bíblicas.

Pues quien no lo crea, ahí tienen que en México apenas y estamos sobreviviendo con más de la mitad de la población sumida en la miseria y el loco inquilino de la Casa Blanca exacerba ánimos para obtener votos. En tanto, siguen saliendo caravanas de Centro América.

Como también, ahí está la gran crisis que ahora enfrenta Europa con todos los africanos que huyen de la violencia y miseria en sus países hacia el Viejo Continente cruzando el Mediterráneo en frágiles embarcaciones que seguido zozobran y dejan mortandad por todos lados. Y ni se diga de los que huyen de sus países en guerra en el Medio Oriente, belicismo provocado por países primermundistas.

¿Verdad que sí son manos de criminales, de usureros, de santos, las que manejan toda esta situación tan espantosa contra gente que siempre ha sido sometida y explotada, pero quieren los poseedores de tales manos que se queden a morir de la violencia generada por ellos, los depredadores mayores?.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo: [email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.