Todo sacerdote debería ser un buen comunicador

El anterior apotegma queda demostrado con esta charla que tiene el Papa con un comunicólogo. Y vean ustedes cómo expone el Obispo de ropa. Sin duda alguna es un comunicador y sabe del tema, de lo contrario no podría comunicar el mensaje de Jesús, sobre todo con un entorno tan tóxico como la clerecía católica ¡Peor aún en el Vaticano! No tengo el nombre de quien platica con el Papa Paco, pero, incuestionablemente que es alguien de medios. Se trata de alguien joven. Esto lo recibí de parte de una muy grato amigo y creo vale la pena comentarlo con ustedes, sobre todo ahora que tanto se habla del “fake news” y que lo pusiera tanto de moda El Trumpas.

O, como dice esa máxima de Rutherford D. Rogers: “Nos ahogamos en información y estamos hambrientos de saber”. Pero, he aquí la conversación del Papa Paco:

EL PAPA: “Ustedes tienen la posibilidad de caer en cuatro pecados o cuatro cosas… actitudes malas, por no hablar en un lenguaje teológico. Cuatro actitudes que los amenazan continuamente, a cualquiera y hay que defenderse. Primero la desinformación. O sea, doy la noticia, pero doy la mitad nomás. La otra mitad no la doy. Entonces, eso va contra del derecho que tiene uno de recibir noticias, de estar informado. Informas la mitad, informas mal. Esa es una de las desviaciones que tienen que cuidar de no caer. Segundo: La calumnia. Hay más calumniaje que… Y hay medios de comunicación que calumnian sin ningún problema. “Pero, de donde sacó eso usted”. “¡Ah!, lo vi en la televisión, lo leí en el diario”. El medio de comunicación tiene tanto poder ante las masas, la gente, que puede calumniar impunemente. Además, ¿quién le va a hacer juicios? Nadie. Pues uno se atreve, pero… Tercero: La difamación. Que es más sutil todavía. Toda persona tiene derecho a la reputación y si vos, hace 20 años pegaste un resbalón en la vida, hiciste una macana ¡Pagaste la cuenta! ¡Pagaste la pena! Vos sos una persona libre y sin mancha, o sea, no te pueden sacar por los medios de comunicación una historia ¡Que está superada y bien pagada ya! Y bien resarcida. La difamación, o sea, te trae una mancha de antes que te tiran ahora. Y cuarto, uso la palabra técnica… es un poquito arriesgado decirlo pero es verdad ¡La coprofilia! El amor a la cosa sucia ¿No?, literalmente el amor a la caca, el amor a la cosa sucia. El amor a los escándalos, por ejemplo, todo eso es sucio. Hay medios que viven de publicitar escándalos. Sean o no verdaderos. Sean la mitad verdaderos o no. Pero viven de eso ¿No? Mi antecesor en Buenos Aires, Argentina, Quarracino, decía: “Yo ese diario no lo puedo leer porque haces así y chorrea sangre”. O sea, todo lo que sea escándalo”. COMUNICÓLOGO: “Papa, para no ver televisión, ha hecho usted un análisis de la televisión actual bastante importante”. PAPA: “Yo creo que superando esos cuatro límites, la comunicación sería algo maravilloso. Un comunicador que esté siempre examinando de no caer en esos cuatro defectos, es un flor de comunicador”. COMUNICÓLOGO: “¿El sistema económico que domina el mundo, el capitalismo, el que provoca esta pobreza? PAPA: “En general sí, te digo, en medidas generales, sí. Cada vez hay menos ricos ¡Con mucha plata! Y cada vez hay más pobres con muy poca plata ¿No? Ese es el reloj de arena acostado. Y el capitalismo concebido así como salvaje, no como una economía social de mercado, que una economía de mercado, si es social, puede andar, lo que no anda es el mundo de las finanzas. La doctrina social de la Iglesia, no condena formas, sean más para el capitalismo, más para el socialismo. Que sean objetivas, justas. Yo sigo la doctrina social de la Iglesia, no tengo nada fuera de ella. Pero así, universal, anticapitalista, no. Anti socialista, no. Es decir, son cosas generales. La doctrina social de la iglesia condena fuertemente el precariado. Condena, es grave”. COMUNICÓLOGO: “Que le diría al empresario que paga una miseria a algunos trabajadores o que incluso no les hace ni un contrato”. PAPA: “Que no juegue con fuego, pues le puede pasar lo mismo”.

AHÍ LES HABLAN A TODA ESA BOLA DE CLÉRIGOS, SIBARITAS EXPOLIADORES
Ya ven, como los casi todos los sacerdotes se hacen que la Virgen les habla cada vez que se trata de pagar bien a los trabajadores que tienen a su servicio, tanto los de las mismas órdenes de la Iglesia como seglares, viven de puro milagro, en lo qué, los curas de parroquias importantes o de alto grado, como cardenales (ahí tienen al abad de la basílica de Guadalupe y a Norbo, que hasta en un ajuste de cuentas ya anduvo). O sea, obedezcan al Papa y cumplan con la doctrina social de la Iglesia, de la que habla el Papa Paco, no se hagan rosca.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo: [email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.