¡Qué tremendo descuido!

Incuestionablemente el disgusto me hace especular

Publicado 16 abril 2019 el 16 de Abril de 2019

por

Incuestionablemente el disgusto me hace especular, pero ¿Cómo va a ser que un monumento de la talla y trascendencia de Notre Dame SE INCENDIE? ¡Eso es un tremenda irresponsabilidad! Según las notas hasta el momento de estar haciendo esta “calumnia”, el incendio comenzó a en la zona de trabajos de restauración que se hacían de la “aguja” de la catedral, la cual, según esto tenía una gran cantidad de plomo. Y, si se iba a estar trabajando en medio de una serie de materiales altamente inflamables, amén de la gran cantidad de madera que había en el recinto. Según información recopilada de todo lo leído, la madera dentro de la iglesia proviene de 1300 robles, equivalente a 21 hectáreas de bosque ¿Por qué no se tomaron las medidas necesarias de precaución para evitar una conflagración de la magnitud de esta que destruyó prácticamente todo el inmueble? Incluso se debió de haber contado en forma permanente con un equipo contra incendio con toda la debida capacidad de respuesta para llegado el caso, sobre todo por la importancia del monumento.

La primera piedra de este edificio medieval se colocó en 1163 y se tardó 200 años en terminar la construcción.

¡MÉXICO ESTABA AHÍ REPRESENTADO EN UNA GRAN CAPILLA!
El edificio era emblemático, no solo de París y Francia, como tampoco del catolicismo ¡Sino de una buena parte del devenir de la humanidad! Hasta México estaba ahí representado con una capilla especialmente dedicada a la Virgen de Guadalupe, en donde había varios emblemas de nuestra nación, no solo la bandera sino la Virgen del Tepeyac en sí ¡Y de esta forma el mundo entero se puede decir estaba y ha estado ahí pues durante 906 años la humanidad, de una u otra forma ha pasado por los pasillos de Notre Dam!

¡NO ME REIVINDICO CÓMO CREYENTE!
Con lo anteriormente dicho no me estoy reivindicando como católico ¡En lo absoluto y para nada!, pero, el que yo sea anticlerical no quiere eso decir que esté por la destrucción de lo que otras personas consideran emblemático y además ¡Son representación del género humano! En el caso de la Virgen de Guadalupe ¡Claro que no creo en el llamado “milagro del Tepeyac”! Pero tampoco estoy en contra de la veneración de millones de seres humanos por la imagen. Y, como buen mexicano que me precio ser, no seré creyente pero sí soy guadalupano, considerando que fue el estandarte con la imagen de la virgen del Tepeyac con el que Miguel Hidalgo arengó a la multitud para comenzar la lucha por la independencia de México.

HASTA EL GRAN VÍCTOR HUGO DEBE DE ESTAR LLORANDO
Estoy seguro que desde donde se encuentre el genial Víctor Hugo, debe de estar llorando esta inexplicable perdida de gran parte de la edificación, que con su novela “Notre Dame”, él contribuyó al rescate de la edificación, la cual se encontraba prácticamente en el abandono cuando el escribe su novela. Tal abandono, propiciado por el vandalismo al que fuera sujeto el edificio durante los sucesos de la Revolución Francesa y años posteriores. Víctor Hugo comienza a escribir la novela en 1830 y para febrero de 1831 la obra es publicada, con un tremendo éxito (que lo sigue siendo a la fecha) y con la narrativa que tiene como punto central a Nuestra Señora de París.

LO QUE HITLER NO LOGRÓ, UNA IRRESPONSABILIDAD LO HIZO
En agosto de 1944, según esto, Hitler ordenó al general Von Choltitz que arrasara París, ante la inminente derrota de los nazis en la II Guerra Mundial, para lo cual habría minado los principales monumentos de la Ciudad Luz, pero, el general nazi se negó a obedecer tan necrofilia orden y no hizo volar ninguna edificación. Por lo que según esto, Hitler entró en histeria cuando al preguntar vía telefónica: “¿Arde París?”. Se entera de que su orden no había sido obedecida. Hoy, una acción irresponsable de no haber resguardado debidamente uno de los muy emblemáticos monumentos de la bella París, Notre Dame ¡Sí ardió!

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo: [email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.