“Biberius”

Tiberio no se anduvo con cuentos para eso del ejercicio del poder, prácticamente aniquiló a toda su familia para evitar en lo posible ser asesinado por alguno de ellos

Publicado 20 abril 2019 el 20 de Abril de 2019

por

Tal era el apodo que los compañeros y soldadesca del segundo emperador romano, de nombre Tiberio, le adjudicaron. Todo, porque le gustaba pegarse al vidrio (podría decirse en ese entonces: “al metal”, porque las copas en las que tomaban vino los antiguos romanos eran de metal, incluso, llegaron a ser de plomo, lo cual, según dicen los expertos, al entrar el vino en contacto con dicho metal provocaba ciertas reacciones químicas que una vez ingerido el vino, esto provocaba ciertas afecciones a los bebedores) o empinar el codo muy seguido. Bajo la administración de este emperador fue crucificado Jesús.

NADA DETENÍA A TIBERIO EN SU CRUELDAD PARA EJERCER EL PODER

Tal y como se los he contado en otras ocasiones, era tan canijo, pero en serio, tan canijo el imperator Tiberio y se las sabía de todas, todas, sobre todo en materia de espionaje que por eso Pilatos se vio forzado a aprobar la solicitud de crucifixión del Nazareno, ante el temor de lo que podría sucederle si el emperador se enteraba que se había negado a tal acción, sobre todo, cuando los judíos, ante la expresión de Pilatos, de: “¿Cómo voy a crucificar a su rey?”, azuzados por los sacerdotes del templo gritaron: “¡Nosotros no tenemos más rey que a César!”, por lo que, procedió a autorizar la muerte por crucifixión.

¡MATÓ CASI A TODA LA FAMILIA!

Tiberio no se anduvo con cuentos para eso del ejercicio del poder, prácticamente aniquiló a toda su familia para evitar en lo posible ser asesinado por alguno de ellos, dejando vivir solamente a su sobrino Claudio, porque lo consideraba tarado y a Calígula, a éste porque debía tener un sucesor. De ahí en fuera, a todos los demás mandó a calacas. De ahí entonces la fama pública de Tiberio y el miedo enfermizo de Pilatos de lo que le pudiera pasar si por pretender salvar a un judío provocaba una revuelta en la ya conflictiva Judea y se le venía encima la ira de Tiberio.

ASÍ FUE Y ASÍ LES FUE A LOS JUDÍOS

Incluso, cuando Pilatos no tuvo de otra que condenar a Jesús, de acuerdo con el ritual romano (los romanos tenían rituales y formas para TODO), procedió a lavarse las manos, según esto diciendo en lo que lo hacía: “Yo soy inocente de la sangre de este justo” (Mateo 27: 24) y en respuesta la muchedumbre gritó: “¡Su sangre sea sobre nosotros y nuestros hijos!” (Mateo 27: 25). Y así fue y así les fue a los judíos durante casi 2000 años, porque en función a esta frase, cristianos y luego católicos se ensañaron en sus descendientes y los sujetaron a toda clase de excesos.

SIEMPRE VIVEN ATORMENTADOS, NI SIQUIERA TIENEN FELICIDAD ESPURIA

Pero, la intención el día de hoy, Sábado de Gloria, era darles este pequeña cápsula histórica, para que vean que no todo lo que brilla es oro y por lo regular, todos aquellos que la hacen de políticos, sobre todo encumbrados, por lo regular andan en el “agua” para paliar sus penas y miedos o definitivamente pasan la vida en la pura tortura mental y angustia sin fin.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo: [email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.