Fracasaron las negociaciones para la fusión de los bancos Deutsche Bank y Commerzbank, que creaeía de una gigantesca institución alemán, pues “tras un profundo análisis” de la posible operación que esta “no habría generado suficientes beneficios para compensar los riesgos adicionales de ejecución”, según el comunicado del banco germano más grande Deutsche Bank, agrega que los costes de reestructuración y los requisitos de capital son insuperables.

Ambas entidades, las cotizadas más grandes de Alemania, habrían creado un banco con 1.800 millones de euros en activo y 400.000 empleados. Ahora el Deutsche Bank buscará otras alternativas para mejorar la rentabilidad a largo plazo y la remuneración a sus accionistas, lo que hizo que sus acciones se dispararán más de un 3%, en el índice bursátil Dax 30 alemán. En cambio, el Commerzbank bajó un 3% en la bolsa de Frankfurt.

Deutsche Bank hizo el anuncio un día antes de publicar sus resultados del primer trimestre del año, en que vuelve a los beneficios y gana 267 millones de euros en 2018. La idea de la fusión venía del gobierno alemán pero era rechazada por el Banco Central Europeo (BCE), por los miembros del Consejo de Expertos Económicos del Gobierno de Alemania, conocidos popularmente como “los sabios” y por las plantillas de personal de ambas instituciones agrupadas en el sindicato Verdi, que advirtió del peligro de la destrucción de entre 30.000 y 40.000 puestos de trabajo, de los 97,000 que tiene el Deutsche Bank y de los 49,000 del Commerbank.

Por sobre todo esto estaba en contra la lógica. El Commerzbank fue rescatado en 2008, por la quiebra de Lehman Brothers y por adquirir el Dresdner Bank, por lo que el Estado alemán tiene una participación del 15 % en él, lo que explica el interés gubernamental en la fusión. Por su parte el Deutsche Bank, el mayor banco privado comercial alemán, vuelve a tener beneficios en 2018, por primera vez desde 2014, por lo que está en vías de recuperación, pero arrastra números rojos y las secuelas de las sanciones impuestas por la Justicia estadounidense.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.