El esperado uso de drones para transportar objetos ya está aquí, bueno en Estados Unidos, donde Google ha recibido autorización para hacer entregas por este medio. Wing, una división de Alphabet, la matriz de Google, se ha convertido en la primera operadora de drones en recibir la aprobación gubernamental estadounidense para la entrega de productos a consumidores en Virginia, con las mismas certificaciones de la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) y del Departamento de Transporte de ese país que las pequeñas aerolíneas, con lo que esperan hacer las primeras entregas de productos de consumo en los próximos meses.

Solo limita la zona de operación el reglamento sobre drones que aún no permite la mayoría de los vuelos sobre multitudes y áreas urbanas, pero las aprobaciones permiten a la compañía cobrar por su servicio de entrega en Virginia y solicitar permiso para expandirse a otros Estados. Wing cumplió con los estrictos requisitos de las autoridades, como crear extensos manuales, rutinas de entrenamiento y una jerarquía de seguridad, igual que cualquier compañía aérea. Además, de que las empresas operadoras deben ser propiedad mayoritaria de ciudadanos estadounidenses bajo las restricciones impuestas por el Departamento de Transporte.

Esto demuestra la rápida maduración de la tecnología de aviones no tripulados y que estos dispositivos pueden ser de valor agregado en nuestras comunidades. Pueden ser una forma más rápida, más limpia y menos costosa de transportar cosas sin dejar de aumentar la seguridad de la sociedad.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.