Una mujer acudió al médico debido a que tenía hinchazón en los ojos y cuando le practicaron una revisión se percataron de que cuatro abejas diminutas vivían ahí y estaban alimentándose de sus lágrimas.

“Vi algo que parecían patas de insecto, así que las puse bajo el microscopio lentamente, y una a la vez sin dañar las cosas en el interior”, detalló Hung Chi-ting, jefe del departamento de oftalmología del Hospital Universitario Fooyin, de Taiwán.

Los insectos encontrados son llamados abejas sudoríparas o halíctidas, que tienen una longitud de 3 a 4 milímetros.

“Fue muy doloroso. Las lágrimas no paraban de salir de mi ojo. Estaba muerta de miedo”, expresó la paciente.

Mujer se entera que se estaba embarazada 45 minutos antes de dar a luz

Menor de edad se insertó 70 perlas en el miembro “por curiosidad”

Explicó que se había lavado los ojos con agua pero aun así el dolor no se calmaba y tras 3 horas de padecerlo decidió ir al hospital, donde se le diagnosticó una grave erosión corneal y una infección bacteriana de la piel, a causa de la presencia de estas abejas microscópicas en sus ojos.

Afortunadamente, ella vino al hospital pronto, de lo contrario hubiera tenido que sacarle el ojo para salvar su vida. Por suerte, no tenía fiebre alta y no había afectado su sistema nervioso central”, explicó el oftalmólogo.

Las abejas sudoríparas por lo regular se alimentan de polen y néctar, aunque también se sienten atraídas por la transpiración humana.

La mujer se recuperará de este padecimiento exitosamente, según informó la prensa local.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.