Zumby Pixel

Las niñas bien – Crítica

No te pierdas está película mexicana, que sin duda te hará pasar un buen fin de semana

Publicado Hace 25 días el 22 de Marzo de 2019

por

Mario E. Durán es fan del cine desde antes de nacer, no hay estreno que se pierda. Puedes seguir más de su trabajo, noticias y reseñas en CinéfilosMDy aquí puedes leer más de CINÉFILOS.

La abeja reina es la líder. Todas quieren ser como ella, la imitan y la adoran. Desde niña está acostumbrada a tener lo mejor, comprar su ropa en el extranjero, realizar viajes, utilizar sin medida todas sus tarjetas de crédito y tener una vida de ensueño.

Por dentro es la peor, critica y no acepta ciertas cosas de su alrededor; aún de adulta solo sueña e imagina, tiene un esposo que la trata como reina y unos hijos a los que muy poco frecuenta aún viviendo en la misma casa (porque de ellos se encargan las nanas).

Captain Marvel – Crítica

‘Mi mascota es un León’ – Crítica

Pero un día, esa abeja reina cae, y ante sus ojos no da crédito de lo que ocurre, pero las tarjetas dejan de ser aceptadas en los almacenes y en los restaurantes no aceptan sus cheques; con esto, su mundo de lujos se viene abajo, por lo que ahora debe cuidarse de su alrededor, porque todas sus amigas, las que antes la idolatraban, le darán la espalda y sus alas le cortarán…

Al hablar de esto es referirme a Sofía, el personaje que desde 1984 ha sido el centro de diversas historias creadas por la escritora Guadalupe Loaeza, que para su época desafió con sus textos a una sociedad, lanzando una crítica elegante del comportamiento de Las Niñas Bien, aquellas que acudían a los mejores colegios, que vestían de la mejores marcas y que frecuentaban los lugares de moda, muchas solamente con el afán de conseguir un buen marido. Cada una desde distintas perspectivas, se amoldaban perfecto a las definiciones que la autora les dio en un libro que hasta hoy en día continúa vigente y se respira actual por las diversas actualizaciones de las que ha sido parte, ya que estas singulares chicas jamás cambiarán dentro de nuestra sociedad.

Son los años 80’s y una de las grandes crisis económicas está golpeando severamente a México. Las clases sociales están marcadas y difícilmente se mezclan entre sí. Es ahí cuando cuatro “amigas” no reparan en presumir estar en la cúspide de la pirámide social, aunque claro, no todas son lindas, no todas son finas, no todas son sinceras. Cuando la devaluación del peso sucede, Sofía, líder del grupo, comienza a sufrir los estragos de las crecientes deudas que ha contraído su marido, aquel que dejó de ser su príncipe azul. Poco a poco tendrá que ir enfrentando lo que pensó que jamás le ocurriría: la caída social por falta de dinero.

Es así como llegamos a la adaptación cinematográfica dirigida por Alejandra Márquez Abella, la cual basándose en los personajes de Loaeza, crea esta pieza cinematográfica que además de mostrarse elegante y fina, cuenta con una excelente recreación de aquella época, desde los vestuarios (donde no faltan las hombreras y ropa ancha), la música (desde Julio Iglesias, eterno amor platónico de la protagonista, hasta Yuri y Menudo), la ambientación con decorados que nos recuerdan mucho la casa de nuestras abuelas (para los que somos treintones ahorita), hasta los peinados de fleco y la joyería (que es una creación exclusiva para la película del Daniel Espinosa); todo el molde es adecuado en el ir y venir de unas chicas, ahora señoras, que cuidan el estatus social entre los demás, buscando mantener las apariencias para no ser el tema central de chismes, y es ahí donde su declive comienza, teniendo a una Ilse Salas totalmente deslumbrante en su papel de Sofía, viviendo junto a ella sus actuales problemas, no perdiendo la elegancia y el porte, pero sufriendo por dentro porque ahora ninoara su crema carísima le alcanza, destrozándose a tales grados de fallarse como persona, pero ante la ceguera de estatus que posee, y pese a tener ciertos destellos de apoyo a su alrededor, es su orgullo lo que no le permite abrir los ojos, hasta caer de golpe ante la crisis total que vive por culpa del mal manejo de su esposo, interpretado también por un excelente Flavio Medina.

Con ellos se suman Cassandra Ciangherotti (de mis actuales favoritas en el
cine mexicano), Paulina Gaitan (quien es el alma positiva en la cinta) y Johanna Murillo, teniendo una participación especial de Rebecca de Alba.
Totalmente expuesta (por las secuencias de silencios y miradas, por los momentos de pensamientos en voz en off en los que muestra sus anhelos, además de los close-up) es como tenemos un buen resultado, donde como espectadores vamos caminando hacia la fractura de una vida rosa que se convierte en una verdadera historia de horror.

“De tanto correr por la vida sin frenos, me olvidé que la vida se vive un momento. De tanto querer en todo ser el primero, me olvidé de vivir los detalles pequeños. De tanto jugar con los sentimientos, de tantos aplausos envueltos en sueños… De tanto ocultar la verdad con mentiras, me toca llorar y me olvidé de vivir”.

Síguenos en Facebook ED Entretenimiento.
Más noticias de entretenimiento AQUÍ.