‘Dumbo’ – Crítica

Lo bueno, lo malo y lo rescatable. La crítica de la más reciente película de Tim Burton escrita por un verdadero cinéfilo.

Publicado 30 marzo 2019 el 30 de Marzo de 2019

por

Mario E. Durán es fan del cine desde antes de nacer, no hay estreno que se pierda. Puedes seguir más de su trabajo, noticias y reseñas en CinéfilosMD y aquí puedes leer más de CINÉFILOS.


Crítica ‘Dumbo’: ⭐️⭐️⭐️

Las películas de Disney siempre forman parte de nuestros más gratos recuerdos de la infancia (al menos para los que ya somos mayores de edad), es por eso que al saber de las versiones live-action, la nostalgia llega a nosotros y por ningún motivo dudamos en verla, más que nada por el sentimiento que traen aquellos personajes con los que crecimos, permitiéndonos ver que esos niños que llevamos por dentro están intactos en nosotros, siendo una tradición de generación en generación. Aquí la crítica de ‘Dumbo‘.

Dumbo” llegó a las pantallas en 1941, basada en el cuento escrito por Helen Aberson, la cual logró ganar el premio Oscar a Mejor Banda Sonora; como curiosidad, sólo dura 64 minutos, siendo de las más cortas de Disney, logrando posteriormente ser el primero de los títulos “Walt Disney Classics Collection Video” en 1981. Por tal motivo es como el trabajo dirigido por Tim Burton se hace presente y los reflectores han estado sobre él desde el lanzamiento de su tráiler, mismo que nos hizo un vuelco en el corazón, donde además descubrimos que nos llega con la esencia de la historia original, aderezada con nuevos escenarios y personales, pero a la cual lamentablemente le falta lo que tanto deseábamos: Sentimiento y un poco el sello de su director.

‘Las niñas bien’ – Crítica
Captain Marvel – Crítica

Dumbo es un pequeño elefante nacido en el circo de Max Medici (Danny DeVito). Sus enormes orejas le convierten rápidamente en el hazmerreír de todos, excepto de dos jóvenes niños, Joe (Finley Hobbins) y Milly (Nico Parker), los hijos de Holt Farrier (Colin Farrell), una ex estrella de circo que acaba de regresar de la guerra y que debe hacer frente a los cambios de su vida mientras se ocupa de este pequeño animal. Pero la vida de este tierno paquidermo cambiará cuando descubra que precisamente gracias a sus grandes orejas puede volar. En ese momento, el emprendedor V.A Vandevere (Michael Keaton) y la acróbata aérea Colette Marchant (Eva Green) intentarán convertirlo en toda una estrella, dando inicio así a ciertas situaciones complicadas para los integrantes del circo.
No puedo negar que la estética que siempre ha manejado Burton en sus cintas es impecable y muy atractiva, es una calidad tan perfecta que es identificable, pero existe un algo que le ha faltado en sus últimas creaciones, lo cual le ha impedido que resulten memorables como las de antaño; me refiero a la conexión de sus personajes con el público, es por eso que se extrañó por completo el carisma de algunos de ellos, tal y como estábamos acostumbrados a la cinta original; aquí tenemos muy buenos actores, pero les falta sentimiento y fuerza, además entre ellos no se siente una química que nos agrade y contagie, por momentos se sienten forzados e improvisados, lo cual le resta atractivo, y eso es notorio porque ni siquiera la ternura que por momentos intentan los pequeños Finley Hobbins y Nico Parker, nos transmite algo (considero que el error más grande fue no haber ahondado en las historias de ellos por separado, teniéndolos solamente de forma superficial, dando por hecho algunas situaciones); si a esto le sumamos que los animales no tienen voz, por lo que las elefantas burlonas y los cuervos, fueron remplazados por personas para para hacer justicia a los momentos icónicos de la original, claro, es bien sabido que el propio director desde el principio aclaró que no retomaría lo visto, permitiéndose agregar personajes e historias.

Concentrándonos en el personaje principal (que en la original logra volar al final, pero que aquí lo hace desde el principio), si tenemos ternura por su parte, transmite de forma efectiva el tener ganas de abrazarlo, pero con él venía aquel pequeño ratón, que si bien aquí hace acto de presencia, pasa sin pena ni gloria durante la trama; tenemos también la canción que a todos nos mueve el corazón en la que madre e hijo, que están separados, muestran su amor, y aun cuando el maltrato desmedido en los animales, lo cual nos provocaba un sentimiento horrible cuando la vimos de niños, no está incluido, existe la moraleja de aceptar nuestros propios defectos y de ellos hacer algo especial, sumándose ahora el generar conciencia sobre la liberación animal, todo dentro de una trama compleja que solo es disfrutable si te olvidas por completo de aquella con la que creciste y te concentras en apreciar el vestuario, los efectos visuales y la ternura en los ojos del paquidermo, que con todo y sus cambios temporales es una propuesta diferente que me hace cuestionar si el resultado final hubiera sido mejor con otro director.

Síguenos en Facebook ED Entretenimiento.
Más noticias de entretenimiento AQUÍ.