Un dechado de ejemplos

Ayer, hoy y siempre la Mujer se ha convertido en un dechado de ejemplo; siendo el espíritu del mundo y de la vida porque siempre fué y sigue siendo aliento al lado del hombre, aún cuando las nuevas costumbres hayan cambiado su pensamiento, jamás podrá perder el don de la maternidad; la suprema felicidad de ser madre.

Es verdad que es extremosa; ama mucho o aborrece; no es de términos medios y goza de un sexto sentido, la intuición. De allí se deriva su fama de mitómana casi de leyenda. Y si no, he allí convertida en la inspiración de artistas, poetas, escritores, pintores, ejemplificando con arrojo cualquier situación.

Modestamente muchas páginas ha podido la Mujer llenar por sus actitudes de ayer de hoy y sin duda de siempre.

Y así llegan a nuestro conocimiento Catalina de Eraso, quién se vistió de hombre y vuelta espadachina en 1585 asaltaba diligencias entre Orizaba y Veracruz para proteger a los negros y a los indios. Doña Josefa Ortíz de Domínguez, la que con tres toquidos comunicó a Hidalgo, Allende y Aldama la denuncia del inicio de la Revolución de Independencia. La Mulata de Córdoba, protectora de los pobres. Sor Juana Inés de la Cruz que se rebeló con bellos versos contra el Virreinato. Lucila Godoy que al perder el amor de su vida lo canalizó hacia los niños. Juana de Arco la salvadora de Francia. La famosa Cleopatra que cautivó a César y a Marco Antonio.

Isidora Ibárrura Gómez -la pasionaria- dirigente socialista en la guerra Española.

Y por cuánto a las heroínas Mexicanas se podrían llenar cuartillas y cuartillas que encabezarían Leona Vicario, primera periodista y corresponsal de guerra casada con Andrés Quintana Roo en plena lucha libertaria. Manuela Herrera que quemó su hacienda para que no cayera en manos de los realistas. Doña Mariana Rodríguez del Toro de Lazarín que en Boca del Río se levantó en armas vestida de hombre con otras rancheras al conocer la detención de Hidalgo y María Eugenia Espíndola, quién en 1812 alcanzó el título de Generala de la Mixtequilla.

Y tantas y tantas mas que de alguna manera expusieron y actualmente exponen sus vidas al luchar por sus ideales.

Y así, viajando mentalmente con todas ellas tenemos acceso a sus sueños y temores, a sus sentimientos, siguiendo una secuencia en su historia que cada año se recuerda con orgullo, conociendo en ese recorrido la vida cultural y política en México protagonizada por Mujeres que vivieron y siguen viviendo con intensidad pasiones de lucha y también amorosas.

Pero si bien ha evolucionado en muchos campos, en otros se mantiene sin grandes avances, porque sin especificar lugares muchas Mujeres siguen siendo víctimas de violencia por su interminable lucha al querer que se respeten sus derechos y se le brinde igualdad en todos los ámbitos; social, económico, cultural y político en donde a confrontado con valentía serias repercusiones, a sabiendas aún que el equilibrio y la equidad de género no se ha logrado totalmente.

Que es un dechado de ejemplo en su lucha interminable por no seguir atrás de un hombre sino permanecer en el lugar que ha ha logrado como la gran Mujer que es, no queda duda.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.