Zumby Pixel

Los Erizos

Recordé inmediatamente, acudieron a mi recuerdos de cuando vivos se veían en mi barriada.

Publicado Hace 14 días el 08 de Marzo de 2019

por

Prendiendo la computadora, salió de pantalla una serie de cascarones de erizos, todos vacíos y sin espinas, recordé inmediatamente acudieron a mi recuerdos de cuando vivos se veían en mi barriada.

En otras ocasiones les he comentado de lo maravilloso que era el litoral veracruzano y especialmente esa porción del que disfruté y admiré a plenitud en mi infancia y adolescencia del principio del rompeolas sur al Playón de Hornos, en donde ahora está el acuario jarocho. Otrora, lo único que había en este espacio era la escuela Náutica Fernando Siliceo, todo lo demás era enrocamiento sumergido, incuestionablemente parte de la obra de construcción del bulevar Ávila Camacho, y en esas rocas había una rica flora y fauna marina, destacando de la primera ¡Los erizos! Recuerdo los había negros y si mal no recuerdo también de color café. Manjúa a más no poder ¡Y jaibas!, recuerdo como algunos conocidos las iban sacando poco a poco dejándolas ir escalando por la barda hasta poder cazarlas. Eran uno ejemplares grandes. Cuando el mar estaba quieto y transparente como solo ahí se miraba, se podía ver cómo los erizos iban desplazándose más que lentamente moviendo todas sus largas espinas que tenía alrededor de toda la concha que contenía al organismo.

A LA DISTANCIA EN EL TIEMPO, VEO LO PRIVILEGIADO QUE FUE EN CONOCER TAL MARAVILLA
Cuando de alguna manera quedaban expuestos al sol porque bajaba la marea o por algún otro evento, se secaban y terminaban en las conchas que describí en el primer párrafo de este escrito. Eran hasta adorno en el librero. También les sucedía lo mismo a las jaibas, sobre las piedras que servían de rompeolas en el Playón, aparecían luego los cascarones vacíos y también, si se les manejaba con cuidado, podían lucir un buen tiempo en el librero de referencia.

LA CONTAMINACION HA BARRIDO CON TODO
Todo eso ahora no es, salvo eso, un buen recuerdo, pues gracias a la enorme contaminación prevaleciente, no solo en el litoral veracruzano, sino en todos los litorales del mundo, estas especies han ido desapareciendo ¿Y qué hacemos los humanos para evitar esto? ¡Nada! Seguimos con gran alegría envenenándolo todo. Arrojando todo tipo de basura al mar. Y quien no crea que tenga nada que ver en esto, solo debe de analizar lo que arroja en los lavaderos (como los detergentes “biológicos”, que de biológicos tienen lo que yo de esquimal), inodoros, lavabos etc. Y van a ver como tenemos nuestra montaña de arena aventada al mar en materia de contaminantes.

¿SEREMOS CAPACES LOS HUMANOS DE REVERTIR TODO ESTE DAÑO APOCALÍPTICO?
Es feo y triste que les estemos dejando a las nuevas generaciones un planeta totalmente decadente y degradado. Lo peor de todo, es como les decía el otro día, que de acuerdo con los estudiosos del fenómeno ahora conocido con el nombre de “cambio climatológico”, del cual tampoco hacemos nada para evitarlo, dicen estos conocedores que la humanidad tiene hasta el 2030 (diez años y casi nueve meses) para poder revertir los hechos, de no hacerse nada, salvo la pura planeación que ahora se discute aun, habremos llegado al punto de no retorno, o sea, pasado ese año, se haga lo que se haga, será totalmente inútil, el cambio continuará hasta a donde llegue, convirtiendo al planeta paulatinamente en algo inhabitable, o sea, el destino nos habrá alcanzado.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo: [email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.