Zumby Pixel

Japón cazará ballenas

Rompe pacto de 30 años, que nunca respetó
Foto: Agencias

Publicado Hace 20 horas el 16 de Marzo de 2019

por

Japón ha decidido reanudar la caza comercial de ballenas a partir de julio próximo, provocando una ola de indignación y protestas en todo el mundo.

En las últimas décadas Japón no ha dejado de apresar a estos gigantescos mamíferos marinos, pese a que en 1986 la Comisión Ballenera Internacional (CBI) prohibió su caza. La moratoria permitió que algunas especies, a punto de desaparecer, se recuperarán y en 30 años se ha registrado una explosión de natalidad entre las ballenas jorobadas.

Japón sorteaba las restricciones escudándose en que los apresamientos respondían a objetivos científicos, y capturaba cada año entre 200 y 1.200 ballenas, que acababan en el menú de los restaurantes. Después de la Segunda Guerra Mundial con las ballenas combatió las hambrunas de su derrotada nación y sus buques guerra se reconvirtieron en enormes factorías pesqueras, llegando a matar hasta 24.000 animales. Ahora la industria ballenera está en declive, su carne solo representa el 0,1% de toda la que se vende y un 2% de la que el turismo consume en Islandia.

Para evitar la prohibición del organismo internacional que vela por la conservación de la especie, Japón abandonó el CBI. Y para no tener con sus vecinos de Australia y Nueva Zelanda, se “compromete” a cazar solo en sus aguas territoriales y en su zona económica exclusiva, unos 4,5 millones de kilómetros cuadrados.

No solo Japón defiende la caza, también Noruega, Islandia y las islas Feroe que están contra el veto internacional, que permite la “cacería de subsistencia aborigen”, a la que se acogen pueblos de Groenlandia, Rusia, Alaska y algunas poblaciones del Caribe. Son territorios con derecho a cazar la ballena gris, jorobada o minke, en un número limitado para proteger a esta especie en peligro de extinción.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.