Zumby Pixel

Vendedor de software para espionaje fue perdonado por Peña Nieto

Rodrigo Ruiz, uno de los socios de Balam Seguridad Privada, fue uno de los cinco casos de perdón fiscal en el sexenio pasado

Publicado Hace 27 días el 20 de Marzo de 2019

por

Rodrigo Ruiz de Teresa Treviño, socio de Balam, empresa relacionada con la venta del programa espía Pegasus a la extinta Procuraduría General de la República (PGR), fue acusado y después perdonado por el delito de defraudación fiscal durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

De acuerdo con la organización Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), Ruiz Teresa fue acusado de defraudación fiscal el 23 de octubre de 2014 por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), pero dos años después esta misma dependencia lo perdonó.

Confirma Angélica Rivera su divorcio de Peña Nieto

Peña Nieto “compró” a la gaviota ¡en un catálogo!

Se señala al entonces subprocurador fiscal, José Ulises Gómez Nolasco, como la persona que envió al juzgado un oficio para solicitar el sobreseimiento (desistimiento de la acción penal).

En el documento puede leerse que Ruiz se comprometió entonces a un castigo mínimo, el de repartir panfletos en restaurantes y bares para concienciar a los jóvenes de que paguen sus impuestos.

De esta forma se retiraron los cargos presentados en 2014, cuando la SHCP presentó una querella porque Ruiz consignó en su declaración anual del Impuesto Sobre la Renta (ISR) ingresos menores a los realmente obtenidos en el ejercicio fiscal de 2011.

Con ello se provocó un daño al erario de 1,35 millones de pesos.

Según señala el MCCI, fue entre 2013 y 2015 cuando Hacienda perdonó el adeudo de Ruiz.

El 4 de abril de 2016 el juzgado emitió una resolución tras la petición hecha por la SHCP, y otorgó el sobreseimiento con efectos de sentencia absolutoria.

“Por consecuencia se declara extinguida la acción penal”, se lee en la resolución judicial.

El malware espía Pegasus fue comprado por la desaparecida Procuraduría General de la República a razón de 32 millones de dólares al Grupo Tech Bull, una filial de Balam Seguridad Privada.

El software se infiltra en teléfonos móviles a través de un mensaje de texto con un enlace que, al ser activado, facilita la instalación secreta del programa que permite el monitoreo de toda actividad del teléfono celular, incluyendo correos electrónicos, mensajes encriptados, llamadas, cámara y micrófono.

Con información de El Universal

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.