En la opinión de Maricarmen Delfín

ALIADA VALIOSA
(Segunda parte)

Los soportes escritos son en los que se plasman letras o símbolos de escritura por medio del dibujo, de la tinta y de alguna pintura, en materiales firmes pero blandos como el pergamino, el papiro, la tela, la corteza de árboles y el papel.
El papiro fue un soporte muy usado en la antigüedad especialmente en Egipto y por los pueblos que yacían a orillas del río Nilo o cerca de pantanos, donde plasmaban sus ideas por medio de su escritura.
Con las pieles de todo tipo de animales se fabricaba el pergamino, se dejaba remojando en agua durante un periodo largo, después se curaba con agua de cal para desinfectarla y eliminar el pelo y finalmente rasparla, estirarla y ponerla a secar en un bastidor. Este soporte fue muy socorrido hasta la introducción del papel en Europa.
Fue en China donde se inició el uso del papel pasando después a los árabes que aprendieron de este pueblo la forma de hacerlo, más tarde al invadir España pasaron el conocimiento a esta región. El papel se hacía con telas de lino y cáñamo remojadas golpeándolas hasta formar una pasta suave, después se colaba dándole una forma cuadrada, al secarse se prensaban estas hojas para finalmente sellarse con una goma. Cabe mencionar el uso del lino y de la seda como soportes de escritura antigua. En las culturas mesoamericanas la corteza de los árboles fungía como uno de los auxiliares para tal fin.
Para lograr todo este trabajo testimonial, se utilizaban como instrumentos de escritura el stilo, el cálamo, el pincel y la pluma de ave, que se complementaban con los tinteros y compás, punzón, regla y esponja, la rueda triangular dentada, el raspador y la cuña.
El pincel y la pluma de ave se utilizaban para escribir o dibujar con tintas, estas sustancias se elaboraban con productos naturales como ceniza, polvo negro dejado por el humo, tierra roja, insectos y moluscos, se extraía la sustancia para formar una pasta que se mezclaba con goma, al secarse se diluía con agua o aceite. También se utilizaban materiales como oro, plata, vino, cerveza, vinagre, semillas y otros vegetales.
Hoy como tiempo atrás, el ser humano ha sentido la necesidad de comunicar, de transmitir su forma de vida y todo lo que acontece a su alrededor, con el fin de trascender y dejar testimonio de su existencia y que la huella de su paso por este mundo no desaparezca. Así la pintura rupestre y los jeroglíficos son producto de este sentimiento de compartir las vivencias propias y ajenas, pasando de la transmisión oral a otro modo que las perpetuara como testimonio.
En el transcurso de la historia de la humanidad se han ideado formas para tal proceso, medios naturales y medios creados por la sociedad para facilitar la interacción entre dos o miles de personas; cubrir la necesidad imperante de comunicación y de información, decir como estamos y lo que hacemos, mostrar quienes somos, compartir el pensamiento y el sentimiento.
[email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.