En la opinión de Armando Rojano…

ESPAÑA ESTUDIA UNA RENTA BÁSICA
* Con una moneda complementaria

Están de moda las rentas básicas, a pesar del fracaso de la finlandesa. Los gobiernos del mundo entero, ante el desempleo creciente, la robotización y la pobreza extrema, busca la forma de sostener a quiénes no tienen acceso a las cada vez más escasas oportunidades en este entorno cambiante.
España no es la excepción y de la mano de uno de sus economistas favoritos, Juan López Torres, autor precisamente del libro “La Renta Básica.- ¿Qué es, cuántos tipos hay cómo se financia y qué efectos tiene?”, en que sostiene que es una idea de la antigua Grecia, de una “herencia común” que repartiría unos recursos comunes que se encuentran distribuidos de manera muy desigual. El concepto de “renta básica universal” se refiere a que los ciudadanos reciban una cantidad fija por el solo hecho de ser ciudadanos, como subsidio para su mejorar su situación económica.
Torres López propone emitir una moneda complementaria al euro, que fuera aceptada como medio de pago y que tuviera pleno respaldo, solo para transacciones realizadas en España. Defiende que es “técnica y legalmente” posible. Y señala un precedente europeo, pues Alemania emitió una moneda de 5 euros de circulación paralela al euro, con la excusa de que era de coleccionista, pero es una moneda con la que se puede pagar.
Torres insisten que la renta básica mejoraría la situación emocional, psicológica, de bienestar, de las personas, aunque no garantizaría la creación de empleo, que depende de la demanda de las empresas. La posibilidad a corto plazo no es tan real como se desea, pues necesitaría de un acuerdo consensuado de una mayoría política y requeriría reeducar a la ciudadanía, pues la renta se financiaría con impuestos, lo que supondría un importante proceso de redistribución de la renta.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.