Zumby Pixel

Entendiendo a Pedro

El comentario de Angel Palma en El Dictamen.

Publicado Hace 10 días el 12 de Febrero de 2019

por

Meses atrás, en este mismo espacio mencioné que el creer en que Cruz Azul terminaría con la sequía de títulos de liga ya no era un acto de fe entre la afición de la máquina celeste pues el proyecto encabezado por Guillermo Álvarez ganaba la credibilidad de la que adolecía al contratar a Ricardo Peláez como directivo, esto aunado a la continuidad de un cuerpo técnico capaz, encabezado por Pedro Caixinha.

A la dupla Peláez-Caixinha le alcanzó para conseguir el título de CopaMX, se quedó a nada del título de liga y aún dando la impresión de morirse de nada ante Club América, seguí creyendo que el proyecto contaba con cimientos sólidos para luchar seriamente por ese ansiado título; los nuevos refuerzos, incluido Orbelín Pineda, me decían que mi análisis era sensato.

Sin embargo, empecé a dudar con la  salida de Iván Marcone al fútbol argentino; a nivel deportivo este volante defensivo representaba el equilibrio de todo el conjunto y a nivel mediático aportaba la vistosidad de las anticipaciones inteligentes para recuperar el balón, salir jugando fácil y, de paso, buena parte de la pasión cementera renovada.

Empecé a dudar con la salida de Marcone pues hacía juzgar de la capacidad de Caixinha y Peláez para impregnar la identidad del club a sus jugadores más representativos y fortalecer en ellos la convicción de las bondades de pertenecer a una institución cuya grandeza cada día es más difícil de defender, para no ver lo que terminó con Cruz Azul perdiendo un pilar de su once inicial ante lo que ya se conoce como “el método Boca Juniors”, que consiste en que el club argentino lanza cantos de sirena para que el jugador que le interesa le haga saber a su club en la LigaMX que quiere salir con rumbo a Boca Juniors sí o sí, ya sea para estar más cerca de su familia, para que se eleven sus posibilidades de ir a la selección argentina o ambos argumentos; ante ese panorama, el club mexicano se encuentra con desventaja para negociar pues tiene a un jugador con la cabeza en otro lado y bajo esos términos prefiere recibir el monto de una transferencia a la baja que tener a un activo descontento o incluso parado mientras denuncia ante FIFA las malas prácticas del club bonaerense.

Aún con ese duro golpe, parecía que Caixinha había encontrado un refuerzo de último momento, desconocido para la mayoría, pero refuerzo a final de cuentas; se dice de él que es una promesa interesante, pero no pudimos comprobarlo pues apenas debutó en liga, Stephen Eustáquio sufrió una lesión que lo tendrá fuera de las canchas por 6 meses.

Es casi seguro que esos golpes a la construcción de su plantel hayan afectado el ánimo de Pedro Caixinha; de otra manera me resulta difícil entender su explosividad ante preguntas de rutina y la manera descarada de exhibir su ignorancia respecto al fútbol femenil. No todo está perdido, ajustando en media training y capacitándolo en temas de equidad de género, puede salir de su crisis del “No juego con faldas”.

Twitter: @angelpalma1

Síguenos en Facebook ED deportes

Más noticias AQUÍ.