Retrasos para trabajadores y molestia ciudadana, saldo del paro transportista

Miles de personas vivieron con desagrado, retrasos y retardos en sus trabajos, el paro que llevaron a cabo este domingo la mayoría de las líneas de camiones urbanos en la conurbación.

Y es que desde las 5 de la mañana en avenidas como Salvador Díaz Mirón, Ejército Mexicano, la carretera Veracruz-Medellín, Rafael Cuervo, Miguel Alemán y muchas más, sirvieron como estacionamiento para los camiones que no brindaron el servicio.

Paro de transportistas en Veracruz seguirá por tiempo indefinido

Veracruz adolece paro de camiones del servicio urbano

Muchos estaban ya enterados y tomaron precauciones, pero muchos no, como es el caso de la joven madre Carolina Salinas, quien llegó tarde por sus hijas, a las que tenía que llevar a un evento.

“Por qué no avisan o ponen cartulinas, nos afectan a todos, pero digo mínimo avisar que no van a andar”, pidió.

A pesar de que hasta las 9 de la mañana todo estaba en aparente tranquilidad, fue unos minutos después que sin aviso previo choferes, unos 70, comenzaron sin motivo alguno a parar los camiones de la línea Azules y del Saeta, ambas agrupaciones eran de las pocas que aún estaban dando servicio.

Sin importarles los usuarios, los que al final son también sus clientes y que ya habían pagado su pasaje, los choferes manifestantes los bajaron.

“Si ya sabían que había paro”, justificaba uno de los líderes de los paristas.

El grupo que estaba ubicado frente a la base militar de la Boticaria, en la avenida Ejército Mexicano, fue el más agresivo, pues a varios de los choferes les quitaron las llaves y obligaron a los pasajeros a tomar taxis, muchos de ellos solo llevan lo de los camiones.

“El chofer intentó pasarles como especial, pero a todos nos bajaron, pagamos y ahora cómo voy a llegar a la Capilla, sin 300 pesos en taxi, de verdad que no piensan que uno no tiene vela, en sus problemas”, aseveró con enojo el ciudadano Alejandro Ruiz.

Los choferes de los urbanos aprovecharon su número para detener y asegurar a por lo menos 6 unidades, “y no pudieron con más porque les avisamos que ya no pasaran por aquí”, explicó uno de los choferes a quien le quitaron la llave.

Algunos otros lograron escapar, pero fueron perseguidos hasta Vía Muerta, en donde al final y luego de denunciar los hechos por la policía, los responsables les aventaron las llaves al piso, indicándoles “ahí tá, pero no vayas a salir otra vez”.

Ya para la tarde y noche, de manera esporádica, algunas unidades comenzaron a salir, aunque no como se esperaba, por lo que aún está en vilo si este lunes habrá o no servicio.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.