Zumby Pixel

El Euro cumple 20 años

Se consolida como segunda moneda mundial

Publicado Hace 20 días el 03 de Enero de 2019

por

El 31 de diciembre de 1998 nació el euro, la moneda común europea, que vendría a consolidar la integración económica de once países que la adoptaron. En estas páginas lo celebramos y ahora, veinte años después celebramos también su consolidación. Ese día Alemania, Francia, España, Italia y Grecia renunciaron al marco, el franco, la peseta, la lira y el dracma, y adoptaron la nueva moneda y un solo banco, el Central Europeo (BCE). Recordamos que las acciones en las bolsas, empezaron a denominarse en euros. Y también lo hicieron préstamos o el pago de tributos. Dos décadas después, y tras una recesión que amenazó su supervivencia, los ahora 19 países de la moneda única afrontan el reto de completar la arquitectura del euro y relanzarlo en el mundo.
El entonces comisario europeo de Asuntos Monetarios, Yves-Thibault de Silguy, afirmó en 1998: “El euro suprimirá la inestabilidad monetaria, reducirá los costes de las empresas y garantizará los tipos de interés bajos y estables. Hoy nadie imaginaría a Estados Unidos con 50 monedas (Una por cada Estado). El dólar ha hecho fuerte a este país. El euro hará que la voz de Europa se oiga más fuerte en todo el mundo, lo que le permitirá defender mejor sus intereses, que van mucho más allá de los puramente monetarios”.
El BCE reivindicó su independencia desde el principio, sobre todo de Alemania. El euro empezó a competir con el dólar desde su nacimiento. Los primeros años de funcionamiento supusieron una etapa de sólido crecimiento económico, que alcanzó su cenit en 2008, cuando la crisis financiera originada en Estados Unidos revitalizó la divisa europea como valor refugio frente al dólar. Ahora es la segunda moneda más utilizada del mundo, con 60 países que vinculan sus monedas al euro. Europa necesitó pasar por la Gran Recesión para darse cuenta de que la moneda única necesitaba ser apuntalada con una Unión Bancaria e instrumentos fiscales comunes que acompañen la política de tipos de interés del BCE, rebajados a cero prácticamente desde hace cuatro años.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.