EEUU cerca de una gran recesión

Cada vez son más los analistas financieros que vislumbran una próxima recesión en Estados Unidos, que sería peor que la media histórica, con una banco central (Reserva Federal) con menos margen para reaccionar a la siguiente crisis, además, enfrentado con el Presidente Donald Trump.

Si a esto unimos el ambiente político, la situación empeora, pues los demócratas se preparan para recuperar la presidencia y aprovecharán todo para evitar la reelección de Trump.

Se asegura que el riesgo de recesión durante los próximos 12 meses ha escalado al 15%, frente al 5% en mayo, y la probabilidad en los próximos 24 meses del 60%. Atribuyen el incremento del riesgo de contracción a una corrección en los mercados bursátiles, así como a los rendimientos de los bonos del Tesoro y al sistema bancario en la sombra. Sitúan la probabilidad de un retroceso en el PIB real durante los próximos cuatro trimestres en su nivel más elevado en diez años.

Los analistas creen que la próxima recesión adoptará forma de U en vez de V, con una convergencia hacia el crecimiento potencial en lugar de un rebasamiento, debido a una nueva recuperación sin creación de empleo, aunque superaría a las dos peores recesiones en la historia moderna. La combinación de recuperación sin creación de empleo y  menor producción potencial podría dar lugar a un mayor grado de malestar social que podría socavar los cimientos  institucionales. Por eso recomiendan que los responsables políticos adopten cambios estructurales, para mitigar los riesgos a largo plazo. En lugar de imponer restricciones a las nuevas industrias y tecnologías, o de culpar a otros países por el reducido desempeño económico, EEUU debería volver a apostar por el capital humano, la innovación, el emprendimiento y las industrias del futuro. Casi le recomiendan que se comporten como los chinos.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.