“Ahora quieren que los soldados sean hasta albañiles”

La inquina en contra del actual gobierno de la república no tiene límites, que incluso algunos “opinadores” han expresado hasta con dejo de tufo despectivo de que con motivo de que se llegó a decir que el H. Ejército Nacional haría las reformas necesarias al aeropuerto de Santa Lucía, eso basto para que algunos “calumniadores” expresaran lo que hoy escribo en el título de este espacio. Y miren, cuando de joder se trata, desafortunadamente ante el “chayote” o por la falta del mismo se llega a aplicar la máxima de: “Tú calumnia, que de la calumnia siempre algo queda”. Bueno, pues eso es lo que se trata de hacer cuando dicen que “ahora hasta albañiles quieren hacer de los soldados”.

LOS EJÉRCITOS-ALBAÑILES SON LOS QUE HAN CIVILIZADO AL MUNDO

Cabe aclarar de que en el H. Ejército Nacional y en las H. Fuerzas armadas, no solo hay albañiles (que dicho sea de paso, nada de malo tiene ser albañil, sino al contrario), sino de todo tipo de profesionales, que incluso en las misma H. Fuerzas Armadas son formados. Pues hay médicos, abogados, arquitectos, como incluso expertos en armamentismo, ingenieros, y mil etc. Pues, para toda la partida de bola de ignorantes que dicen, con tal de calumniar “hasta albañiles quieren que sean los soldados”, para su información, y claro, ahora ya hay toda una gama de adelantos científicos aplicados y que se aplican por la milicia, todo ejército, que se ha llamado así y que llegaron a conquistar al mundo, han sido no solo grandes y expertos guerreros, sino ¡Albañiles! Pues por ejemplo, el gran ejército que desarrollaran los romanos de la antigüedad y que fueron los artífices de conquistar más allá de la cuenca del Mediterráneo, al cual llegaron a llamar “Mare Nostrum”. Acometieron tan grande hazaña porque sabían construir sus propias fortificaciones, pues los soldados no sólo sabían combatir y defender el “Honor de Roma”, sino, construían. Traían a la espalda, entre sus pertrechos e guerra, palas, picos, martillos, hachas, etc. Con tales utensilios, construían de la noche a la mañana fortificaciones inexpugnables, con los que se guarecían y desde ahí atacaban a sus enemigos y finalmente vencían. Como sucediera con Julio César en su campaña por conquistar el hoy territorio francés, que en aquellos tiempos era conocido como la Galia Transalpina, o sea, aquella más allá de los Alpes.

Fue con soldados-albañiles, que logró tan grande conquista, venciendo al Vercingétorix. Incluso, los llamados “zapadores”, eran excavadores expertos para a través de túneles o protegidos por las “tortugas”, lograban derruir los muros de defensivos de las murallas de las ciudades a tomar.

ESCRIBIDORDES DESCASTADOS Y PEOR INTENCIONADOS

O sea, quienes por joder, calificaron a los H. soldados de la nación, como albañiles, no son solo unos descastados, sino unos crasos ignorantes.

PERO, TAN CRASOS ANDAN EN IGNORANCIA QUE NI CALUMNIAR BIEN PUEDEN

Incluso, un gran artillero que se destacó en el mundo como uno de los mejores generales, Napoleón Bonaparte, él comenzó a aprender de los mapas que estudiaba con ahínco en sus años mozos cuando diminuto estudiante en la escuela militar francesa, de las muchas frases célebres que legó al mundo, entre otras cosas, está ésta, que por grandiosa se las digo, pero, que en lo absoluto aplica a los “calumnistas” mexicas, en virtud de que por tanta ignorancia ni eso pueden hacer: Una buena calumnia. Y tal frase dice: “Hay calumnias frente a las cuales la inocencia misma se siente desfallecer”. Y conste, Napoleón vivió rodeado de este tipo de gente, como cabe a un gran hombre, entre los grandes calumniadores, tuvo a Fouché y a Talleyrand, doctos ambos en intrigar y calumniar.

EL NUESTRO, UNO DE LOS MEJORES EJÉRCITOS DEL MUNDO

Pero, si hay un ejército ejemplar en el mundo, es el mexicano, y en si nuestras H. Fuerzas Armadas, porque son una institución recipiendaria y custodia del honor nacional, así como todo el valor y valioso del alma nacional, porque, tal y como se ha expresado, nuestro ejército nacional, ¡es el pueblo de México en uniforme! El nuestro, no es un ejército de élite ni dirigido por élites, donde prevalezca la división de clases, sino al contrario, es un equipo castrense emanado de lo más representativo del pueblo mexicano, de sus bases, de sus orígenes. Y de ahí el porqué de la nobleza del mismo. Y he ahí la razón de por qué el pueblo lo le tema a los militares mexicanos, porque en esencia es eso ¡El pueblo mexicano!

SOLO QUIENES TIENEN COLA QUE LES PISEN, LE TEMEN AL ORDEN

Por lo tanto, solo quienes andan chuecos, le temen al ejército y a la “militarización” del país. Porque saben el ejército no se anda con cuentos y todos marcharán al uno dos. 

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo: [email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.