Legisladores fijan comentarios respecto de la posición del gobierno de México en el Grupo de Lima

El presidente de la Comisión Permanente, diputado Porfirio Muñoz Ledo (Morena) señaló que México nunca se ha permitido la injerencia en otro país y que jamás se debe de opinar sobre las elecciones de otra nación.

Lo anterior, en la sesión de hoy en el apartado de Agenda Política, en la que los legisladores fijaron sus comentarios sobre la posición del gobierno de México en la reciente reunión del Grupo de Lima, en donde nuestro país afirma que en fiel seguimiento a sus principios constitucionales se abstendrá de cualquier tipo de pronunciamiento respecto de la legitimidad del gobierno venezolano.

Muñoz Ledo señaló que una cosa es la denuncia de un país y otra el reconocimiento de un gobierno. Lo que dice la Doctrina Estada es muy sencillo, que no hay reconocimiento de gobierno. “Ningún país tiene el derecho de reconocer a otro porque es un acto intervencionista”.

Agregó que cuando hay graves violaciones en un país a derechos universales, como son los humanos, “ahí nos vamos al Consejo de Derechos Humanos”.

Comparecerán por desabasto de combustible titulares de Energía, Hacienda y Pemex

Proponen en Congreso de la Unión prohibir corridas de toros

La senadora Verónica Camino Farjat (PVEM) señaló que la postura de su partido es pedir elecciones claras y transparentes al actual, y “si va a ser un presidente carnal, pues trabajemos en conjunto para poder ayudarlos”.

Recordó que el Senado de la República hace un pronunciamiento cada año para que Estados Unidos levante el bloqueo económico a Cuba; sin embargo, dijo, “no ha pasado nada, pero nosotros ahí seguimos firmes apoyando a los ciudadanos cubanos y eso es lo que tenemos que hacer con nuestros hermanos venezolanos”.

Armando Javier Zertuche Zuani, diputado del Morena, expuso que la posición del gobierno es congruente con los principios históricos de la política exterior mexicana, en particular la Doctrina Estrada.

“México no puede erigirse como juez de presuntas violaciones a derechos humanos como motivo para calificar la legalidad o no de un gobierno, por la sencilla razón de que en este país se cometieron infinidad de infracciones. México debe interponer sus buenos oficios para coadyuvar en la solución de los problemas en Venezuela, pero en ningún caso asumirse como interventor o imponer su decisión”, agregó.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.