Una Fintech se convierte en Banco y operará en toda Europa

La transformación digital tiene obsesionados a los banqueros tradicionales, que acostumbrados a numerosas oficinas y enormes plantillas de personal tienen cada vez menos rentabilidad y clientes, pues ha surgido una nueva banca más atractiva, sin sucursales ni horarios, que operan con nueva tecnología diseñada para el móvil y la tarjeta, que entraron al mercado por los servicios de pago, las transferencias y la gestión de las finanzas, y amenazan quedarse con todo. Le llaman “Fintech” y Revolut es una de ellas.

Revolut fue fundada en 2015 por el ruso Nikolay Storonsky, que dice haber dejado Credit Suisse “porque en los bancos los incompetentes son promocionados por hacer pasillos”. Revolut no tiene licencia bancaria sino de operador de dinero electrónico concedida en el Reino Unido. Afirma ser “mejor que tu cuenta del banco” y todos sus servicios se basan en una aplicación para el móvil que da acceso a cuenta corriente y una tarjeta. Está especializada en transferencias. Permite la compra de criptomonedas con una comisión del 1,5%. El dinero que capta lo deposita en Lloyds o Barclays y no concede directamente los créditos, sino a través de una firma de préstamos.

Revolut ha decidido convertirse en banco pese a los duros requerimientos regulatorios y de capital que tendrá que asumir. La empresa ha recibido la licencia bancaria europea por el supervisor de Londres y se implementará en 2019 permitiendo operar y prestar servicio como entidad financiera en toda Europa, empezando a aceptar depósitos y ofrecer préstamos a comercios y empresas, para lo cual ya cuenta tres millones de usuarios, y ha presentado sus planes para las cuentas corrientes, préstamos al consumidor y una plataforma de inversión sin comisiones. Esperan que en seis meses implementen su sistema por toda Europa, centrándose primero en los países europeos más pequeños. La nueva licencia bancaria les permitirá captar salarios, que estarán amparados por el Fondo de Garantía de Depósitos. Su meta es que los clientes minoristas y comerciales puedan solicitar un préstamo en un par de minutos desde la aplicación y obtener dinero en su cuenta casi al instante.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.