Licencia a Google Bank para poder operar en Europa

Google logró un permiso para operar como si fuera cualquier otra fintech en todo el Espacio Económico Europeo. Con esta licencia podrá realizar servicios bancarios en Lituania, dando el primer paso para convertirse en un banco, con funciones limitadas, pero muy relevantes en el sector, pues podrá procesar pagos, emitir dinero electrónico, efectuar transacciones de pago, remesas internacionales, servicios de depósito y retiro de efectivo, así como transferencias de débito y crédito. Podrá operar en todo el espacio comunitario, no solo en el país, báltico, igual ya lo hace Facebook en Irlanda y Amazon en Luxemburgo.
Atrás vendrán Apple, Samsung y otros, por lo que el sector bancario tiene razones para preocuparse, ante las oportunidades que ofrecen las tecnológicas a los usuarios. Además del enorme poder de marca de Google cuenta con los datos personales de los usuarios, con lo que Google Bank tiene todo a su favor. Ahora el problema es para los reguladores europeos y nacionales que deberán garantizar las operaciones.
Las tecnológicas están abriendo su propio camino. Por ejemplo, Amazon Pay ofrece su medio de pago a cientos de millones de compradores agilizando la operación de su tienda online y Facebook Messenger permite enviar pagos a amigos y solicitar fondos a acreedores en su plataforma. Las tecnológicas podrían evitarse los trámites de autorización través de la compra de una entidad con licencia bancaria en vigor en suelo comunitario, pero prefieren entrar al ámbito financiero con sus propios canales. Y van por más, pues las grandes tecnológicas formalmente han solicitado a la Reserva Federal un sistema interoperable de los pagos instantáneos en Estados Unidos, pues aunque existe The Clearing House, la compañía de pagos propiedad de las 25 entidades grandes financieras, su plataforma no es compatible con los sistemas propuestos por Amazon, Apple, Google, PayPal, Square y otros.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.