Zumby Pixel

La relajación de las costumbres

Este hecho tuvo lugar en una escuela en Celaya, Guanajuato
Foto: Agencias

Publicado Hace 12 días el 06 de Diciembre de 2018

por

Es impresionante ver cómo un maestro y un alumno en la etapa de la adolescencia están liados en una lucha y se muestra el video cómo el maestro, habiendo sometido ya al alumno, con el peso de su cuerpo hace que la cabeza del alumno golpee en el suelo. Según la información en la red social, dice es un alumno el que da por finalizado el infortunado enfrentamiento al ayudar al maestro a incorporarse. Y, el motivo del conflicto, fue de que el maestro le había solicitado al alumno en cuestión que dejara de estar viendo el celular en durante la clase. Este hecho tuvo lugar en una escuela en Celaya, Guanajuato.

UNA ABSOLUTA FALTA DE RESPETO POR PARTE Y PARTE

Pero, esto ha salido a la luz pública por el extremo al que llegaron los sucesos, pero, no me cabe la menor duda de que esto es el pan nuestro de cada día en el sector escolar del país. Esto, en virtud a que se han relajado infinitamente las costumbres ¡En ambos sectores! Alumnos y maestros.

SER MENTOR YA ES UNA PROFESIÓN DE ALTO RIESGO

Yo muchas veces había pensado dedicarme a dar clases una vez obtenida la jubilación, pues en una ocasión y lo hice cuando apenas salía de la Facultad de Derecho, precisamente en el Propedéutico, allá por 1979. Pero, nada más de ver cómo está la situación ahora de caótica en la educación ¡Ni maíz!

CÓMO AL COHETERO, DE TODAS FORMAS LE CHIFLAN

Tengo la certeza que en la institución del magisterio, los maestros invariablemente terminan como los conductores en caso de algún accidente vial, sobre todo de atropellar a alguien, con la noticia en los medios, con el encabezado de: “¡CAFRE ASESINO!”. Claro, ya pasamos la etapa en que los maestros podían propinar algún medio coercitivo al alumno, ordenando se hincara por determinado tiempo a un lado del pupitre.

¿Y TODAVÍA PREGUNTAN POR QUÉ SE CANCELA LA FACHOSA “REFORMA EDUCATIVA”?
Decía en renglones anteriores que la relajación prevalece de parte y parte, pues por el lado del magisterio y más aún en las escuelas públicas, los maestros, hasta porque voló una mosca en el salón, se ausentan del salón de clases, caso concreto los días de quincena por lo regular los mentores no van a dar clases “porque se fueron a cobrar”. Y los alumnos, lógico, a hacer de las suyas.

NOS TOCARON MUY BUENOS TIEMPOS

Ahora, si un maestro osa levantarle la voz a un “querubín” ¡Dios mío y Jesús mío! Se expone casi a ser trasladado ipso facto y sin derecho a defenderse, directo a Islas Marías.

En una ocasión les contaba de cuando asistí al funeral de mi profesora de quinto año de primaria, la maestra Lucha. Ahí me encontré a muchas maestras más que yo conocía he hice la pregunta sobre por qué estaba tan relajada la cuestión educación en las escuelas en comparación a la disciplina prevaleciente de cuando me había tocado ir a la primaria. Una de ellas, sin mayor preámbulo me dijo: “Ingram, es que cuando ustedes fueron a la escuela, iban educados, ahora llega puro salvaje”.

HACEMOS ESTO O NO HABRÁ QUIEN NOS SAQUE A TOMAR SOL EN TIEMPOS VENIDEROS

Creo es cuestión de concientizar a todo el mundo, que en lugar de irnos tornando cada día más violentos, tratemos de retornar a la buena educación a la que aun tuvieron acceso las generaciones de los 50 y 60 del siglo pasado.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo: [email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

- US -