Zumby Pixel

“Jingle Bells, Jingle Bells. Jingle All The Way…”

El título es el inicio de la clásica canción navideña del otro lado de la frontera norte de nuestro país; la que más se canta o la más popular.
“Jingle Bells, Jingle Bells. Jingle All The Way…”

Publicado Hace 12 días el 04 de Diciembre de 2018

por

POR ESO, PARA EL 24 ALUCINAMOS LOS PECES BEBEDORES Y AL NIÑO DEL TAMBOR…

Viene a colación porque ya llevo como una semana platicando con ustedes respecto al cambio político en nuestro país y he dejado de lado nuestro terruño querido y la correspondiente cotidianeidad. Por lo que hoy, cuatro de diciembre haré una remembranza a aquellos días en que la liturgia familiar y de la comunidad, casi podríamos decir a nivel nacional, señalaba que las fiestas decembrinas o navideñas comenzaban en su etapa de preparativo el día primero de diciembre. Este año, por haber sido el del cambio del poder Ejecutivo Federal y del Estatal, fue necesario hacer los cometarios del caso. Por lo que hoy vuelvo a hacer hincapié en que el festejo navideño, sobre todo en su etapa de preparación, gracias a la influencia de los primos allende el Bravo, hoy arrancó en la primera etapa desde como por julio o agosto. Sin dejar a un lado que en el inter nos tuvimos que chutar la festividad del “Halloween”, en el cual para que no se diga nada feo de los mexicas, de ha incluido a la mexicanísima “Catrina”. Pero de ahí en fuera ¡Puro agringamiento! Pero, tal vez no sea agringamiento, sino el desenfreno del consumismo, que entre otras lindezas, nos lleva a producir una cantidad de basura a niveles de catástrofe. Sobre todo porque en su mayoría es plástico lo que se usa para el empaque de TODO LO QUE COMPRAMOS.

LA NECESIDAD TIENE CARA DE HEREJE, VAMOS A RESCATAR TODO LO REALMENTE NUESTRO

Y, ya sé, me proyecto viejo, pero, no interesa, independientemente de que muy bien se podrían dejar algunas cosas innovadoras en los ahora festejos “nacionales”, producto de la influencia de los vecinos del norte, se debe de quitar todo esa parafernalia del consumismo y la de festejar a producto de gallina la temporada.

Que, dicho sea de paso, a como están y se pondrán todavía las cosas en territorio nacional, no creo haya presupuesto que llegue a alcanzar para darle regalo a todos los conocidos, pues miren que eso de la austeridad no solo es bola cantada, sino una verdad inconmensurable. Y ¡Rediez!, mejor es ir tomando las medidas precautorias del caso, a que nos agarren de improviso e imprevisto con los chones en la mano.

“EQUILIBRA TUS NECESIDADES A TU RIQUEZA Y NO SERÁS POBRE NI RICO, SINO SIMPLEMENTE AFORTUNADO”.

Y, no es que vayamos a empobrecer, no, sino sencillamente que vamos al volver a nuestra esencia y origen. A la sencillez y a la medianía de una muy fructífera alegría. Porque además, debemos recordar que Santa Claus no es nacional y mucho menos una costumbre propia de nuestro pueblo o cultura, sino que viene de la anglosajona. Pues a nosotros, la Navidad es el preludio de los regalos que traerán los Reyes Magos tal y como lo hicieran con el Niños Dios. Ahora, tremenda joda que se llevan los papás, al tener que atender a viejo gordo y panzón y además, a los doce días exactos, a Melchor, Gaspar y Baltazar. De puro milagro no hay que darle de comer y beber al camello, al caballo y al elefante, pues entonces sí, hasta pesebre de buen tamaño habría que instalar afuera de casa.

¡HERODES! WHERE ARE YOU?
Hoy, es hasta de risa ver a los niños iniciándose en el consumismo, profiriendo auténticos berridos de desesperación porque los papás no les compran a orden expresa de estos tiranuelos lo que exigen. Y con eso de los “derechos humanos” ya no es posible propinarles a los berrinchudos chamacos el correspondiente “estate quieto” de antaño y que de tanta utilidad fuera para nosotros los imberbes de otrora. Hoy, cualquiera de los progenitores que así procediera, puede ser llevado al fresco bote y hasta la patria potestad pueden perder si se les ponen más al brinco los mocosos, en tanto, estos siguen en su afán consumista. Que hoy ya no son soldaditos o caballos de juguete o muñecas de trapo ¡Sino desde los más caros IPhone, pasando por grandes pantallas, hasta carísimos equipos de cómputo!.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo: [email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

- US -