El extraño caso del presupuesto veracruzano 2019

Dedicado al Dr. Heriberto Rodríguez Perales, economista siempre austero

Contagiado de Alfonso Quarón y su película “Roma”, en que recuerda su infancia y a su nana, a quien esto escribe se le podría permitir rememorar que sus primeras letras las aprendió en una “Escuelita”, que atendía Doña Mary, a quién nunca volví a ver, pero le vivo agradecido porque el primer día de “clases” me dictó una conferencia magistral de Economía. Y es que, a los cuatro años, para convencerme de que debía ir a la escuela, mi mamá me asignó una modesta cantidad de dinero (unos 50 centavos, de aquella época). Yo llegué con mi sillita, la coloqué junto a la “tiendita” repleta de dulces y me gasté lo que llevaba.

En el recreo, me quedé allí sentado hasta que Doña Mary me preguntó por qué no compraba y le tuve que relatar mi primer drama económico: Me había gastado todo y me quedé sin dinero. Y ella me ofreció “crédito”, explicándome que yo disfrutaba de los dulces ahora y luego mi mamá pagaba. ¡Qué maravilla! Comí dulces como nunca, pero llegó el fatídico viernes de “boleta” y cuando mi mamá le preguntó sobre mi comportamiento, la maestra dijo que había sido excelente, pero que le debía 5 pesos. Alarmada, mi mamá quiso saber lo que yo había roto y resultó que solo había abusado del crédito. Siete décadas después recuerdo la reacción de mi mamá: Solo sonrió, abrió el monedero y pagó, tomándolo como una más de mis travesuras. Pero en el camino de regreso a casa íbamos “discutiendo mi presupuesto”, y yo argumenté que a otros niños les daban más. Finalmente, con un par de besos la convencí de que aumentara mi presupuesto.

Eran otros tiempos, otras circunstancias, y la diferencia con el presupuesto 2019 del Estado de Veracruz es enorme. Para empezar se tiene que alinear con la austeridad del presupuesto federal, que se empezó a preparar desde la campaña electoral y que intenta, en lo posible, cumplir con las promesas. Pero el anteproyecto de Presupuesto de Egresos 2019 del Estado de Veracruz, que en estos momentos revisa la LXV Legislatura, fue enviado por el gobierno anterior en los últimos días de noviembre pasado y debe ser aprobado a más tardar el 31 de diciembre próximo. ¡Peor, imposible!

Un procedimiento ilógico, pues toda administración pública debe hacer su propio presupuesto. Pero así lo señala nuestro CODIGO FINANCIERO PARA EL ESTADO DE VERACRUZ DE IGNACIO DE LA LLAVE, cuya última reforma se hizo el pasado 10 de septiembre de 2018. La única solución es aceptar lo que establecido y REVISAR TODO, desde la legislación y los contratos, hasta cada una de las partidas presupuestales, teniendo especial cuidado con las DEUDAS AJENAS que tendrán que pagarse.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.