Zumby Pixel

Cumple 40 años la reforma económica China

Ensalzan a Jinping y olvidan a Xiaoping
Foto: Agencias

Publicado 19 diciembre 2018 el 19 de Diciembre de 2018

por

Ayer, cumplió China 40 años del comienzo del Gaige Kaifang, o Reforma y Apertura, el proceso que emprendió en 1978 bajo el mando de Deng Xiaoping, repudiando el maoísmo y abriéndose al mundo, con lo que se anticiparon a la Glasnost y a la Perestroika de Mijail Gorbachov en la URSS, sentando las bases para el espectacular despegue de la nación, que en tiempo récord llegó a ser la segunda potencia.

A la muerte de Mao el PIB de China era el 1,75% de la economía mundial, y en este año se ha multiplicado por 82, siendo el 15% de la riqueza global, o 12,24 billones de dólares. La esperanza de vida pasó de 65,8 a 76,4 años, más de 800 millones de personas salieron de la pobreza. Celebran el aniversario con una monumental exposición, la “Grandiosa Reforma en el Museo Nacional de Historia”, en la que Xiaoping, el padre de esas reformas, ocupa un papel secundario, como ocurrió antes con Mao.  Xi Jinping, el líder “nueva era”, ha desmantelado la mayor parte del legado de Xiaoping, eliminando los límites temporales que impuso el Pequeño Timonel al mandato presidencial, para evitar que un líder se perpetuara en el mando; y en la economía, el sector público vuelve a ganar terreno sobre un sector privado que fue el motor del crecimiento en las últimas décadas.

Además, la economía china ya no crece como en años pasados. La guerra comercial con Estados Unidos, que China pensaba inicialmente que podría resolver incrementando sus importaciones, se ha transformado en algo más profundo y extendido a otras áreas de la relación bilateral, hasta el punto de que en Pekín ya se considera el comienzo de una guerra fría. Europa comparte muchas de las críticas que Washington formula sobre las prácticas chinas. Y en los últimos días, la detención en Canadá de Meng Wanzhou, la directora financiera del gigante de las telecomunicaciones Huawei, ha afectado las relaciones internacionales de  Pekín.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.