Entregan Premio Nobel de la Paz a médico congoleño y sobreviviente de esclavitud sexual

El médico congoleño Denis Mukwege y la iraquí Nadia Murad, que fue esclava de los yihadistas y se convirtió en activista, recibieron en Oslo el Nobel de la Paz de 2018 por combatir el uso de la violencia sexual como arma de guerra y en conflictos armados.

Ambos han contribuido a hacer visible y a combatir ese tipo de violencia, destacó en su fallo el pasado octubre el Comité Nobel Noruego: Mukwege, por su dedicación a ayudar a las damnificadas del conflicto bélico en el Congo, y Murad, por su condición de víctima y por denunciar públicamente los abusos.

“Nadia Murad es la testigo que habla de los abusos cometidos contra ella y otros. Ella ha demostrado un valor extraordinario al relatar sus propios sufrimientos y hablar en nombre de otras víctimas”, expresó el Comité que otorga el galardón.

Ganadora de Nobel de la Paz relata el horror vivido como esclava sexual

Jean-Claude Arnault, condenado a dos años de cárcel por violación, en escándalo Nobel

Murad vivía con su madre y sus 12 hermanos en el pueblo de Kojo, al norte de Irak, cuando el 3 de agosto de 2014 llegaron los soldados del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés). Fue secuestrada y vendida como esclava sexual. La joven logró escapar en noviembre de aquel año, gracias a la ayuda de los vecinos. Acabó en un campo de refugiados de Irak y después se trasladó a Alemania.

Denis Mukwege, de 63 años, ha dedicado su vida en la República Democrática del Congo a defender a las víctimas de la violencia sexual en tiempo de guerra. En 1999 fundó, gracias al apoyo de las organizaciones de ayuda internacional, el hospital de Panzi, en la ciudad de Bukavu, al este del país.

“El doctor Mukwege ha condenado repetidamente la impunidad por violaciones masivas y ha criticado al Gobierno congoleño y a otros países por no hacer lo suficiente para detener el uso de la violencia sexual contra las mujeres como estrategia y arma de guerra”, describió el Comité Noruego.

Mukwege y Murad compartirán los 9 millones de coronas noruegas (970.000 euros; 1,02 millones de dólares) con que está dotado el premio, al igual que el resto de los Nobel.

El de la Paz es el único de los Nobel que no se otorga ni entrega en Estocolmo, a diferencia de los otros cinco galardones, sino en Oslo, por deseo expreso de Alfred Nobel, creador de los premios, ya que en su época Noruega formaba parte del Reino de Suecia.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.