Zumby Pixel

La incomparable Vera Caslavska, reina y novia de México ’68

“Relatos Olímpicos”. Por Eduardo Moreno.
Vera Caslavska.

Publicado Hace 12 días el 01 de Diciembre de 2018

por

“Relatos Olímpicos”. Por Eduardo Moreno.

Dentro de las figuras deportivas mundiales que concurrían a México ’68, destacaba una mujer no tan solo por su brillante desempeño deportivo o carisma y belleza, sino también por su férreo activismo social y convicciones.

Ella representaba a la extinta Checoslovaquia, entonces bajo el régimen comunista de la poderosa URSS –y que ahora está dividido en la República Checa y Eslovaquia-. Vera Caslavska, en su momento vivió en su ciudad natal lo que históricamente se conoce como “La primavera de Praga”, cuando en 1968 los tanques soviéticos irrumpieron para reprimir una revuelta social de protesta contra el sistema, manifestándose abiertamente en contra; por lo que se refugió en las montañas y continuo entrenando en condiciones precarias, haciendo sus rutinas sin equipo, en las ramas de los árboles, troncos en el suelo y ejercicios en el césped.

Como deportista de alto nivel, que ya había triunfado en Roma 60  y Tokio ’64,  pocos meses  antes se le concedió el permiso para competir en México, en donde asistió con su novio Josef Odlozil corredor de 1500 y con la promesa que si ella ganaba el “all araund” y este pasaba a finales, se casarían .

En aquellas épocas la gimnasia rítmica era un deporte de plasticidad y presencia, en el que lucían mujeres formadas, – aun la recuerdo plena a sus 26 años y con un enorme peinado de chongo-, nada comparado con las acrobacias de las “niñas gimnastas”, que dominan actualmente el panorama de la disciplina y que ya entonces se vislumbraba con las gimnastas rusas rivales, mucho menores.

Veracruzano Andrés Beceiro es Preseleccionado Nacional de TKD

Alistan el X-Fit Challenge By Ghetto

En lo deportivo ella fue la máxima medallista de la olimpiada; Luciendo espectacular en el piso, con la música del jarabe tapatío y embelesando al público, ganando además en el salto de caballo y en las barras asimétricas y un discutido 2do. Lugar en la viga de equilibrio, atrás de la rusa Larissa Petric, durante la premiación de esta prueba inclino la cabeza y no miro para nada, en señal de protesta, la bandera soviética, pero le dijo al oído a la ganadora que apreciaba su desempeño como deportista. ¡Por supuesto ganó la competencia general! En total gano 4 medallas de oro y dos de plata, máximo número en todos los deportes de la XIX Olimpíada y aun hoy es reconocida como una de las grandes de todos los tiempos en la Gimnasia.

Confirmando su promesa, durante la olimpiada, celebró su matrimonio en la majestuosa catedral de México, con miles de espectadores, en un gran acontecimiento popular.

Su historia no termino ahí, al retornar a su país fue sometida al ostracismo por su activismo y regresó a México de 1979 a 1981, para preparar jóvenes Gimnastas; según se dice por un acuerdo del Presidente López Portillo, a cambio de surtir petróleo a Checoslovaquia.

Posteriormente recibió a nivel mundial y olímpico los máximos reconocimientos, muriendo en el 2016 a los 74 años, siendo por siempre, un ícono mundial de la gimnasia artística.

Síguenos en Facebook ED deportes

Más noticias AQUÍ

 

US - US -