Zumby Pixel

Una nación en crisis

(II y última parte)
Una nación en crisis

Publicado 12 noviembre 2018 el 12 de Noviembre de 2018

por

El tercer ejemplo está centrado en la clase política. Estamos frente a un ejecutivo que rompe todos los principios de buen gobierno. La legislatura no lo hace nada de mal. La falta de ética en el manejo de la cosa pública, el ocultamiento de la información, la total falta de respeto por la constitución del país, la impunidad de las acciones del ejecutivo en contra de la seguridad y bienestar de la ciudadanía es inconcebible en la nación más poderosa del globo. No hay día en que el ciudadano informado deba enfrentarse a una guerra de mentiras, abusos e incongruencias por parte de sus representantes. Las continuas acusaciones de corrupción, desmantelamiento de proyectos que aseguran la salud y bienestar de las familias del país, así como justificaciones de tales acciones que rayan en lo inconcebible es el pan de cada día, como dijo Goebbels,” miente, miente que algo va a quedar”.  La consecuencia de estos comportamientos es el debilitamiento de las instituciones pilares de toda sociedad, creando desconfianza y alienación ciudadana, así como divisiones y enfrentamientos internos en la sociedad civil. Este el caldo de cultivo para el fascismo.

Quisiera entregar a los lectores información acerca de las características del fascismo
Apoyo económico. – El apoyo económico es fuerte a los intereses del gobierno o a los aliados de este.

Control de medios. – El fascismo se distingue por controlar los medios de comunicación tanto escritos como electrónicos, estableciendo los criterios oficiales y reprimiendo los que se encuentren en su contra.

Discriminación. – Se establecen políticas completamente represivas y discriminatorias ante los considerados como derechos de aborto, homosexualismo y eutanasia.

Miedo. – Se ostentan en un uso o manejo del temor popular o general para controlar psicológica y coercitivamente a la población.

Milicia. – La fuerza militar cuenta con un margen superior de ingresos y de poderío y los servicios militares son forzosos y fomentados mediante los medios de comunicación.

Nacionalismo. – Es fascismo toma a la nación como un todo, colocando al ciudadano siempre por debajo de la colectividad y asegurando al estado y sus instituciones en base al pueblo, quien se ve sometido a seguir las circunstancias y actitudes marcadas por el estado.

Poder en un individuo. – El poder se concentra en una sola persona, quien ostenta los a tres poderes en sí mismo y se establece una semi-monarquía.

Racismo. – Se inclina a ideas de pura raza, esto independientemente de que sea negro o blanco, pues si este fenómeno se presenta en países africanos se discrimina a la raza blanca y si es en países de blancos es el contrario.

Represión. – Se establece un cerco de represión ante cualquier idea contraria a la gubernamental, y en caso de que existieren represiones son por alterar el orden establecido.

Partidos. – Se crean partidos que fomentan y establecen los principios conservadores y extremistas del fascismo.

Por último, quisiera indicar mi último tema: La incompetencia y estupidez y malicia de los gobernantes. Esta realidad se observa diariamente a través de las declaraciones personales que emanan de la Casa Blanca. Es imposible pensar que el residente de la Casa Blanca es una persona que representa a la ciudadanía de los Estados Unidos de manera tal que podamos estar orgullosos de su inteligencia, madurez y sabiduría y sensatez. Su empeño de complacer a los sectores más dogmáticos, ignorantes y frustrados por la realidad de una nación que ha reiniciado su viaje hacia la pluralidad racial, étnica, religiosa y con emergentes derechos de sectores históricamente postergados o ciertamente ignorados, es ignorar la historia y los cambios globales que han remecido las sociedades del mundo. Ignorar que los EE. UU. es un país construido por inmigrantes de todos los colores, etnias y orientaciones religiosas es seguir negando y discriminando activamente a los que, a través de su trabajo, fortaleza moral y valores familiares, han forjado al país más poderoso del mundo. Los que hoy activamente discriminan y niegan la existencia y derechos de los inmigrantes son los mismos que hoy en día, en su candidez e ignorancia, financian y apoyan a los sectores cristianos más dogmáticos, corruptos moralmente y dispuesto a aceptar al becerro de oro antes de cumplir con los mandamientos que tanto mencionan en sus predicas bien pagadas por ingenuos creyentes. El presidente utiliza su pulpito público para arengar a estos grupos provocando la división del país para su propio beneficio. Esto es inmoral y corrupto.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

- US -