Zumby Pixel

La familia

En resumen por pensar diferente entre sí
La familia

Publicado Hace 18 días el 30 de Noviembre de 2018

por

Este texto fue escrito a sugerencia de mi amiga Nayeli Camacho y se van a tocar fibras sensibles. Si estás preparado sigue leyendo, de lo contrario detente aquí.

La definición de familia es muy amplia y compleja. Por un lado se entiende como un grupo de personas emparentadas entre sí que viven juntas. Hasta aquí todo claro, pero al mismo tiempo tiene que ver con personas que comparten condiciones, opiniones o tendencias. Aquí se empieza a complicar la cosa.

Implica pues lazos sanguíneos, de amistad, de fraternidad, de ideas o de creencias, entre muchas otras, pero al mismo tiempo abre la puerta para que sus miembros puedan pensar de manera distinta entre sí.

Siendo muy amplios podríamos clasificar a las familias como unidas o separadas. Ojo, no mencioné peleadas dado que esa es ya otra temática.

Familia unida es aquella en la que todo el tiempo permanecen vinculados sus miembros, a pesar de todo y de todos. Lo anterior tiene que ver básicamente con el nivel de compromiso que hay entre sus miembros. No hay mucho más que escribir al respecto.

Así que entonces me enfocaré en las familias separadas. Aclaro desde ahora que, aunque físicamente no estén juntos sus miembros, siempre estarán unidos de manera sanguínea. Siempre. Se quiera o no.

Resulta tonto entonces negar a la familia (por más cosas terribles que se hayan hecho o dicho entre ellos) ya que nunca dejarán de ser hijos o hermanos o primos o tíos o sobrinos o lo que sea entre sí.

Los motivos para haberse separado son aquí lo importante y van desde un malentendido hasta una disputa de parejas, pugnas por herencias y cualquier otro que se imaginen. En resumen por pensar diferente entre sí. Aquí cabe una sola palabra, tolerancia.

En una ocasión un jefe me dijo que la familia es como los vecinos: no se escogen. ¡Cuánta razón!.

Les comparto que hace poco falleció un hermano de mi madre y por fortuna pude despedirme de él en vida, sin embargo otros parientes no tuvieron la misma suerte por estar peleados entre sí y únicamente llegaron al velorio. Ahí le dieron las condolencias a la viuda y después se retiraron. Eso fue todo. Me parece patético y triste por todos lados.

En la muy amplia mayoría de los casos, el ego es lo que nos impide retejer lazos familiares. En ocasiones ni siquiera recordamos el motivo real de la separación y ello es algo sinsentido. Con certeza afirmo que has tenido o tienes distancia con algún pariente. Sea cual sea la causa, no tiene caso permanecer así.

Por mi lado estoy intentado rehacer mi relación con algunos familiares, no es fácil pero alguien tiene que dar el primer paso. Si no hubiese éxito después de este intento esperaré a un mejor momento. Ya veremos.

¿Por qué no te animas a acercarte? Hoy es un buen día para empezar a hacerlo.

Facebook: CarlosRobles
Twitter: @carlosroblesmx

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

- US -