Zumby Pixel

¿Y cómo le van a hacer para pagar tanta compra?

Desde el otro día quería comentar con ustedes mi gran duda respecto a cómo le harán los padres de familia para pagar tanta deuda que contraen con las celebraciones de las temporadas del año.
¿Y cómo le van a hacer para pagar tanta compra?

Publicado Hace 20 días el 24 de Noviembre de 2018

por

Que a decir verdad, ahora están casi una detrás de otra y realmente no creo haya bolsillo o presupuesto familiar que lo aguante ¡Claro! Me refiero a las familias de clase media (ya cas en extinción) para abajo. Pues apenas en agosto comenzó el ciclo escolar y eso implica una tremenda descapitalización para los papás; inmediatamente se dejaron venir las fiesta patrias…y ¡Otro gastazo!, para terminar con el “Halloween”, que ahora con eso de los disfraces, golosinas y pachangas para los adolescentes, es ¡Otra sangría para los padres de familia! Si a esto adicionamos “El Buen Fin” y que desde el mes de junio se encuentra la promoción de la Navidad y Año Nuevo, muy bien cabe preguntarse ¿Cómo le hacen los papás para pagar tanta pachanga? Sobre todo a como están las cosas o mejor dicho lo “progresista y de gran progreso” que está nuestro país, más aún con el cierre de “broche de oro” del actual sexenio, en donde por decreto debemos considerar los mexicanos que hemos sido unos suertudotes por estar “gozando” de los “enormes beneficios” de las reformas que “Movieron a México”, sobre todo la energética y la hacendaria ¡Nombre! Ni quien nos detenga, estamos mejor que con López Portillo cuando dijo que “los mexicanos deberíamos estar preparados para administrar la abundancia ¡Y nos fue como en feria! ¿A poco no?

POR ESO LA GENTE AHORA CONSUME TANTO ANSIOLÍTICO

Pero, retornando al tema original, verdaderamente resulta más que  sorprendente ver la forma en cómo se ha convertido la sociedad mexicana en consumista al por mayor ¡Cómo nunca antes! En todas las temporadas del año, al más puro estilo de Gringolandia (la más preclara sociedad de consumo en el mundo) se debe estrenar todo ¡Nuevecito!, nada de reciclajes, eso es para pobretones tercermundistas. Pero ¡Pala maye! Para sustentar todo este tren de vida de consumo, deben incuestionablemente que vender el alma aquellos que sin contar con posibilidades económicas recurren al dinero plástico para demostrar a los “amigos” que si hay estatus. ¡Espantosa situación!

ES UNA TREMENDA ENFERMEDAD EN LA SOCIEDAD ACTUAL ¡A NIVEL MUNDIAL!

Me decía mi gran amigo el Dr. Alejandro Córdova, que el consumismo a ultranza es una enfermedad que uno debe de evitar, pues de lo contrario se puede llegar a caer en depresiones anímicas terribles, porque, llega el momento en que nos encontramos con gente de mayor poder adquisitivo contra la cual ya no se puede competir y ¡Ahí vienen los bajones de ánimo, y… hasta no verte Dios mío!

HASTA CAMISAS Y PANTALONE SABÍAN COSER NUESTRA MADRES Y TÍAS

Retomando el tema, gracias a Dios en mi generación no hubo consumismo, pues, en aquellos ayeres el anhelo de los adolescentes era traer un automóvil último modelo, pero sabíamos muy bien que ni de chiste lo podríamos adquirir y no nos daba ningún trauma, complejo o crisis existencial. Y de niño, recuerdo incluso cómo la “Renovadora de calzado La Campana”, era toda una industria, porque a los zapatos se les mandaba poner ½ suela, suela corrida y si daba el presupuesto ¡Con tacones nuevos! Para atrasar el desgaste, se les ponían, creo “protectores” que eran unas pequeñas piezas de metal en los tacones, que al caminar se oía como si trajera uno espuelas ¿Se acuerdan? Y en todas las casas había una máquina de coser y todas las mamás le hacían la competencia a Coco Channel, Yves Laurent, etc., en la confección de ropa en general para la familia y en el caso de los varones, sabían cómo ajustar la ropa de los hermanos mayores a los menores ¿Hoy? ¡Mjjj!, que esperanza algún chamaco se sujetara a esta práctica. Por eso al parecer “La Campana” redujo su tamaño de acción, pues los muchachos de ahora solo pura ropa de marca y si no ¡No! ¡Ah! Y no olviden los accesorios, también deben anunciar la marca.

¡JAMÁS SUFRÍMOS TRAUMA ALGUNO POR NO COMPRAR LO QUE NO SE PÓDIA!

Gracias a Dios no me tocó en consumismo a ultranza, porque, de hecho, si le he entrado a este asunto, pero sin exagerar. Además a tres meses de cumplir 65 años, como que la moda ya no nos es tan importante.

AHORA LA NAVIDAD COMIENZA DESDE JUNIO

No obstante, creo cuando no hubo esta avidez por consumir, se disfrutaban más las festividades, como por ejemplo, la Navidad, que se comenzaba a habar de ella a partir del primero de diciembre, no antes. Y no era una festividad de auténtico desenfreno patológico de comprar, comprar y compra.

VIVEN PARA PAGAR DEUDAS ¡ESPANTOSO CUADRO!

Pero, de todas formas ¿Cómo le hacen para aguantar tanto gasto?, sobre todo, para cubrir necesidades totalmente consumistas, que nada tienen que ver con felicidad de ningún tipo.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo: [email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

- US -