Zumby Pixel

¿Temen quedarse sin la carne de cañón?

¡Claro que le preocupa la legalización del aborto porque a corto plazo tendrá menos seguidores para explotarlos!
Carlos Salinas de Gortari

Publicado Hace 28 días el 17 de Noviembre de 2018

por

Si algo ha tenido la iglesia católica desde que se institucionalizó, es una enorme capacidad camaleónica para irse adaptando a los cambios políticos. Pero, como todo en esta vida, por su misma corrupción y el consecuente hartazgo logrado entre la feligresía, ha perdido adeptos en todo el mundo y ¡Claro que le preocupa la legalización del aborto porque a corto plazo tendrá menos seguidores para explotarlos!

NO TIENEN CALIDAD MORAL ALGUNA PARA OPONERSE A NADA

Lo anterior obedece a que los obispos de México han pedido que antes de que el Congreso mexicano apruebe el aborto en el país, se haga una consulta popular. Eso está absolutamente fuera de orden, porque con tan solo “pedir” tal consulta, esos legendarios embaucadores transgreden la Constitución Política de nuestro país, pues ningún representante de credo alguno debe inmiscuirse en las cuestiones de Estado (y la Iglesia es la que mayoritariamente anda a ver que pesca y a quien jode). Pero, desafortunadamente desde que Salinas de Gortari restablece las relaciones con el Vaticano, la Iglesia se ha tornado más metiche que nunca en materia correspondiente al César, en este caso, el Estado mexicano.

LA SOBRE POBLACIÓN TAN ES UN PROBLEMA ¡QUE NOS ESTAMOS ACABANDO CON EL PLANETA!

Para empezar, la sobrepoblación humana ya es un terrible problema a nivel mundial, por lo que se hace imperativo controlarla, pero, la Iglesia, como infinita reaccionaria que es, no aprueba ni el uso de las pastillas anticonceptivas, pero, además de sus feligreses, pretende que el mundo entero la siga ¡Y eso no es posible! El ser humano, por el exceso de población, enfrenta ahora tremenda crisis alimentaria y en base a éstas se derivan muchas más, pero, según los retrógrados curas: “Deben tener todos los hijos que Diosito les dé”. ¡¡¡Prrrrrt!!!  Absolutamente no, el número de hijos los deben decidir los progenitores, sobre todo la mujer ¡No los curas!, que por lo regular tienen la moral de un gato callejero.
Gobernación debería de poner en su lugar a la Sacra Mafia por violentar la norma jurídica, pero, lamentablemente desde el reinició de las relaciones diplomáticas la autoridad parece temerle a la sotana.

Sin duda alguna nos hace falta Juárez, para que ponga en su lugar toda esta bola diablos. Que en lo absoluto saben de familia o de hijos, porque oficialmente no procrearon familia y según sus votos, carecen de vida sexual. Lo único que saben es de “sobrinos”.

BIEN QUE LE DAN VUELO A LA HILACHA

En los hechos, tienen una vida sexual bastante activa. Lo cual nada tiene de malo ¿Y el voto de castidad, donde lo dejan? Pero, ahí andan de gendarmes oficiosos pretendiendo evitar que la feligresía peque, cuando que ellos, los curas se van sobre todo lo que vuela, corre, camina o se arrastra ¡Todos unos sibaritas!

EN LA REALIDAD, SON… DISCÍPULOS DE EPÍCURO

Nada más hay que ver las fotos de los obispos asistentes a la junta piden la consulta respecto al aborto ¡Todos rollizos, producto de la sobrealimentación que reciben por la vida epicúrea que llevan! Esto, gracias a la bola de gente incauta que los mantiene.

LA IGLESIA ES UNA GENOCIDA QUE NO TIENE CARA PARA PEDIR NADA

Es prerrogativa y Derecho del Estado Mexicano legislar sobre el aborto sin la intervención de ningún sotanudo. Además, existe un gran número de mujeres mexicanas exigiendo la legalización del aborto y están en su derecho de hacerlo así, porque para eso vivimos en una república. Y si los curas y sus seguidores, no quieren el aborto ¡Qué no lo practiquen! Pero para comenzar porque den el ejemplo, que los curas reconozcan a los hijos que han procreado y que manden al fresco bote a los curas pederastas, en lugar de andarlos protegiendo y escondiendo.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo: [email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

US - US -