Zumby Pixel

La suspensión del espacio Schengen

Libre tránsito entre los países europeos.

Publicado Hace 22 días el 20 de Noviembre de 2018

por

El espacio Schengen es un área que comprende a 26 países europeos que han abolido los controles en las fronteras comunes, también conocidas como internas. Estos países trasladaron esos controles a las fronteras exteriores (con países terceros).Firmado en la ciudad luxemburguesa de Schengen en 1985 y entró vigor desde 1995, establece un espacio común por el que puede circular libremente toda persona que haya entrado regularmente por una frontera exterior o resida en uno de los países que aplican el Convenio. En la práctica, el espacio Schengen funciona en términos migratorios como un solo país, con una política común de visados.

Gracias al Espacio Schengen Europa ha vivido la mejor época de su historia, pero ahora seis Estados, entre ellos Alemania y Francia, hayan decidido prolongar los controles, por lo menos hasta mayo de 2019. Las consecuencias económicas, aunque existen sobre todo para el transporte de mercancías, son importantes, pero lo esencial es que suspender de facto Schengen representa un paso atrás en uno de los mayores avances que ha vivido Europa en su historia: la abolición de controles fronterizos entre 22 de los 28 Estados de la Unión, más cuatro países no miembros que decidieron sumarse al acuerdo. Junto al euro, la posibilidad de recorrer Europa superando fronteras invisibles se ha convertido en uno de los efectos más tangibles de la Unión para los ciudadanos.

El espacio Schengen, que lleva casi un cuarto de siglo en vigor, empezó a resquebrajarse en 2015, con la crisis de los refugiados y los ataques terroristas contra París, y no se ha recuperado. Lo más grave es que se trata de una crisis de confianza entre los miembros, que se traduce en el restablecimiento de controles donde no los hubo durante casi dos décadas. Una cosa es suspender el tratado de manera cautelar cuando se produce un atentado o está previsto un acontecimiento masivo que requiera unos ciertos controles y otra anularlo durante meses e incluso años. No hay razones económicas, ni policiales, que justifiquen este paso atrás porque la apertura de fronteras no ha hecho más insegura a Europa. Por el contrario: numerosas operaciones antiterroristas han demostrado que las policías europeas cooperan de manera estrecha y eficaz ante las amenazas globales. Schengen ha hecho más libres a los ciudadanos europeos y más conscientes de las ventajas de la Unión.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

- US -