Zumby Pixel

La nueva era Trump con el congreso dividido

Tendrá que negociar sus iniciativas
Foto: Agencias

Publicado 08 noviembre 2018 el 08 de Noviembre de 2018

por

Donald Trump es un gran negociador y sabe que las ventajas que tuvo en la primera mitad de su mandato se acabaron, que después de las elecciones tendrá que gobernar con un Congreso dividido, que los demócratas mandan en la Cámara de Representantes y los republicanos en la de Senadores, y que enfrentará un bloqueo legislativo de sus grandes proyectos cuando la nueva composición de las cámaras que se haga efectiva en enero próximo.

La reforma fiscal es uno de los temas clave con los que tendrán que lidiar los miembros de la 116ª legislatura, pues la rebaja impositiva que Trump logró aprobar hace menos de un año ha perdido sus efectos como impulsora de la economía, y podría ser revocada parcialmente por los demócratas, contrarios a que las empresas paguen menos impuestos. Parece viable que el Congreso ratifique el acuerdo comercial con México y Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés), que reemplazaría el actual TLCAN, pero quedaron pendientes los nuevos acuerdos comerciales con la Unión Europea, Japón y Reino Unido. Y los aranceles que Trump impuso libremente a China en los últimos meses sin la anuencia del legislativo, amparado en la seguridad nacional, como le habilita una ley de 1962, podría considerarse un abuso de poder que tendrá que justificar.

Y el presupuesto, con el techo de deuda y el gasto público, que hicieron que en menos de dos años de Trump en el poder cerrara la Administración Federal en tres ocasiones por falta de fondos, al no ponerse de acuerdo los partidos. La política migratoria, que Trump ha endurecido en los últimos días de la campaña electoral y que constituye una de las grandes promesas que le llevaron a la Casa Blanca: construir un muro con México para evitar la llegada de inmigrantes ilegales por la frontera sur, será puesta en la mesa de las negociaciones. En la sanidad, podrían frenarse los planes republicanos para derogar el ‘Obamacare’, que el año pasado se vieron detenidos únicamente por el voto del fallecido senador John McCain. Y lo peor, políticamente, Trump tendrá que soportar a las comisiones de investigación, publicar su declaración de la renta, y aunque parece improbable un ‘impeachment’, por el escaso margen que tendrán los demócratas en el Congreso y su minoría en el Senado, dificultará su reelección en las presidenciales de 2020.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

- US -