Zumby Pixel

¿Cómo cerramos el sexenio? Mal, como siempre

¿Cómo vislumbramos el futuro? Bien, como nunca.

Publicado Hace 16 días el 29 de Noviembre de 2018

por

Esta columna se empezó a publicar diariamente en El Dictamen.-Decano de la Prensa Nacional, el 8 de marzo de 1988, por lo que tiene más de 30 años, en los que hemos sido testigos de seis cambios de gobierno y sus consecuencias, tales como el plan de choque que frenó nuestro crecimiento y que hasta la fecha lo sufrimos, las excesivas privatizaciones, los errores de diciembre de 1994, las alternancias fallidas y el desmantelamiento de Pemex con su “gasolinazo”. Y antes, como profesional de la Contaduría, viví las devaluaciones del peso, la nacionalización de la banca, el control de cambios, la peor inflación y la más alta tasa de interés que hemos sufrido (160% y 180%, en 1987 con Miguel de la Madrid Hurtado) y las peores devaluaciones de nuestra moneda.

Con esa experiencia sabemos que ninguna transición es igual, y podemos decir, como el filósofo Heráclito: “En los mismos ríos entramos y no entramos, [pues] somos y no somos [los mismos]”, por lo que poco caso hay que hacerle a quiénes vislumbran un panorama sombrío solo porque ya no serán ellos los que rijan nuestro destino. Y hay que leer y tomar las noticias financieras como de quién vienen y recordar la lección de periodismo financiero que publicó en su último artículo el Nobel de Economía Gary Baker, fallecido el 5 de mayo de 2014. Becker, como otros estadounidenses ganadores de la presea (recordemos que EEUU las acapara) colaboraba en los medios con una columna, y se despidió en The Wall Street Journal diciendo que: “Hay que criticar a un partido político cuando toma medidas que se piensa son contrarias a la ideología de ese partido; el supuesto beneficio del silencio ante una decisión equivocada no queda compensado por el deterioro de la credibilidad del comentarista, y del partido al que se quiere favorecer.”

En nuestro país el modo de presentar las noticias es previsible, según el medio que las difunde, por lo que a una buena noticia podemos acreditarles malas consecuencias y a una mala noticia encontrarle virtudes insospechadas. Demos a los que se van un merecido aplauso, pues estamos seguros de que hicieron lo mejor que pudieron, y otorguemos a los que llegan el beneficio de la duda, pues ya los futurólogos les culpan hasta del cambio climático. Y no nos alarmemos por la devaluación de nuestra moneda que es natural, porque nuestra inflación será del 5% y la de EEUU se mantiene en 2%, además con el gasolinazo de enero de 2017 el dólar ya rebasó los 22 pesos. Como siempre los capitales golondrinos nos abandonarán, pero otros están esperando y con mejores condiciones. Y la Bolsa de Valores solo es uno más de los indicadores financieros, que refleja la eficiencia de las empresas por adaptarse a los mercados.
Cierto es que mucho va a cambiar, pero esa fue la intención de la votación en las elecciones y hay que respetarla. Vienen buenos tiempos para todos, unos a descansar y a administrar sus ahorros; y otros a trabajar y demostrar que si se puede.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

US - US -