Zumby Pixel

Abusan las multinacionales del recorte tributario de Trump

Utilizan los beneficios para recomprar acciones: Krugman
Fuente: @TN5Telenoticias

Publicado Hace 25 días el 21 de Noviembre de 2018

por

Paul Krugman, que es el premio Nobel de Economía más accesible, pues como articulista del The New York Times cada semana nos comparte los afanes de sus estudios, analizó la más importante de las decisiones de Donald Trump en su mandato, el recorte impositivo a las empresas multinacionales y a los ricos, que se suponía que daría un gran empuje electoral, y anticipaba mejoras económicas decisivas, pero resultó contraproducente.

La rentabilidad política, nunca llegó. Y los resultados económicos son decepcionantes. Trajeron dos trimestres de crecimiento económico, pero son rachas de crecimiento normales, como en 2014 que se produjo una racha mayor y pocos apreciaron. Este crecimiento ha sido impulsado por el gasto de los consumidores y el gasto público, pero no hay rastro de aumento de la inversión que prometían los defensores de esta ley. Las multinacionales han usado los beneficios obtenidos gracias a la rebaja fiscal principalmente para recomprar sus propias acciones y no para crear puestos de trabajo y ampliar su capacidad.

Los cambios, llenos de fallas técnicos aplicados a los impuestos de las personas físicas, en su parte esencial es una enorme rebaja del impuesto de sociedades, que debilita la doctrina económica republicana en su conjunto, afectan principalmente a la economía a través de su impacto en el mercado inmobiliario y en el valor internacional del dólar. Cualquier efecto directo sobre la inversión empresarial es tan pequeño que hasta resulta difícil observarlo en los datos. Lo que impulsa la inversión es más bien la percepción sobre la demanda del mercado. Una de las razones principales es que las inversiones empresariales tienen una vida útil breve. Si se están planteando pedir una hipoteca para comprarse una casa que les durará muchas décadas, el tipo de interés tiene mucha importancia. Pero si piensa en pedir un préstamo para comprar una computadora de trabajo que se estropeará o se volverá obsoleto en pocos años, el tipo de interés será una consideración menor al decidir si efectuar o no la compra.

La misma lógica es válida para los tipos impositivos: no hay muchas posibles inversiones empresariales que valga la pena hacer con el actual tipo del 21% y que no mereciesen la pena al 35%, el tipo anterior a la rebaja tributaria de Trump. Una fracción considerable de los beneficios empresariales representa en realidad las recompensas al poder de monopolio, no a la rentabilidad de la inversión; y reducir los impuestos sobre los beneficios que obtiene un monopolio es un puro regalo que no ofrece razones para invertir o contratar. El dinero que las empresas estadounidenses declararon haber repatriado cuando se redujeron los impuestos no se vio en los empleos, los salarios y la inversión, sino en la recompra de acciones.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

US - US -