Zumby Pixel

Las botellas, contaminante silencioso

El plástico es uno de los materiales más utilizados en todo el mundo, principalmente por su practicidad y bajo costo.

Publicado Hace 18 días el 25 de Noviembre de 2018

por

Jailene Girón / El Dictamen

Mucho se ha dicho del daño que el plástico ocasiona al planeta, pues contribuye al cambio climático e impacta en la salud de los seres humanos a través de los distintos tipos de contaminación que trae como resultado –contaminación del suelo, aire y agua, entre otras-.

La mayoría de los plásticos tienen su origen del petróleo, el cual es un recurso no renovable y que al incrementar su extracción, va reduciendo su existencia. Dentro de los plásticos más conocidos y utilizados alrededor del mundo, están las bolsas, los popotes y botellas de plástico.

Este último producto, aunque es funcional y otorga beneficios a los empresarios (son un ahorro en costos de producción y en transporte al ser ligeros), tienen efectos negativos para el medio ambiente, por ejemplo:

  • Deterioran y erosionan suelos como resultado del largo proceso de descomposición (de setecientos a mil años).
  • Contaminan el agua, ya que al encontrarse en grandes cantidades, generan islas de basura que alteran el equilibrio de los mantos acuíferos.
  • Contaminan el aire –de manera indirecta- pues no solo en su sistema de fabricación se liberan gases y toxinas al ambiente, también terminan siendo quemadas al aire libre, incrementando la acumulación de gases en la capa de ozono.
  • Finalmente, acaban con algunas especies de flora y fauna, tal es el caso de peces, tortugas, ballenas y plancton, que al ser alimento de otras especies lo convierte en un proceso de exterminio marino.
Las botellas se elaboran con una gran cantidad de productos químicos, para obtener el producto final, al igual que los plásticos convencionales, se necesita trasporte para su distribución, con lo cual hay otro gasto en combustible.

La situación es alarmante, debido a que en el país, la venta de agua embotellada creció en un 55.5% en los años 2009-2014, y estudios afirman que el 81% de los mexicanos la consumen, elevando los índices de contaminación en sus distintas presentaciones.

Datos de ECOCE (asociación civil ambiental creada por la industria de productos de consumo) indican que en México se tiran a la basura alrededor de 20 millones de botellas al año, problemática que va tomando fuerza con el paso del tiempo, pues solo 8 mil de estas llegan a rellenos sanitarios monitoreados por las instituciones pertinentes; el resto terminan en basureros a cielo abierto, contribuyendo a la contaminación.

De los miles de botellas que se fabrican solo un 15% llega a la planta de reciclaje.

Actualmente, los mexicanos consumen 26 mil millones de litros de agua embotellada al año, lo que se traduce en 234 litros por ciudadano. En cuestión de ingresos, este alto índice de consumo puede hacer que este mercado alcance ingresos de 9 mil millones de dólares en el año 2019.

¿Cómo ayudar?

Con la finalidad de reducir los efectos del consumo del plástico, el director general de SodaStream México, Julen Garritz Alcalá, opina que la sociedad debe apostar por el reciclaje.

“El mercado se está moviendo hacia la reducción del consumo de azúcar, por eso las grandes marcas están embotellando agua, pero como sociedad debemos analizar otras opciones para reducir la contaminación”, comenta Garritz.

Existen 3 medidas que se promueven para ayudar a disminuir el deterioro del planeta, las ya conocidas “3 R’s”: reducir, reutilizar y reciclar.

1.- Reducir

Este concepto hace referencia a la disminución del consumo o utilización de un producto directo –aquel que se compra y desecha inmediatamente- ya que se relaciona con el uso excesivo de materiales que podrían ser desechados rápidamente, generando un volumen de basura innecesario. Como tip: Sustituye el agua embotellada por un termo, reutilizar las bolsas o cajas de cartón para llevar la compra.

2.- Reutilizar

La reutilización es una actividad que permite aprovechar los materiales o productos que se tienen al alcance y darles un uso más prolongado que evite la acumulación de desechos que contaminen el ambiente.

3.- Reciclar

Una medida que requiere de creatividad y procesos un poco más complejos, que a través de procedimientos específicos, materiales usados son modificados para su aprovechamiento y nueva función.

Aunque esta acción se considera una herramienta de ayuda para esta problemática, se recomienda que se lleve a cabo cuando ya se utilizaron las otras, pues al transformar los productos en otros, se llevan a cabo procesos de producción, que en muchos casos, consisten en el uso de energías que contaminan el ambiente.

 

Los productos derivados del petróleo, al ser tan flexibles y relativamente económicos, generaron una masiva producción que terminó por inundar de plástico el planeta.

 

 

 

 

 

 

- FR -