Zumby Pixel

La tecnología al rescate del medio ambiente

En un mundo tan acelerado, la tecnología debe responder a los retos que ofrece la sociedad, sin dejar de lado el cuidado del entorno natural.

Publicado 11 noviembre 2018 el 11 de Noviembre de 2018

por

La tecnología es una herramienta que evoluciona de la mano con el ser humano, pues busca satisfacer sus necesidades. Conforme el tiempo avanza, la sociedad ha sido testigo de cómo la tecnología ha simplificado desde las tareas del hogar, hasta los procesos productivos en las industrias.

Lamentablemente, esta innovación creció a tal grado, que trajo consigo una serie de daños al planeta, daños que hoy en día luchamos por contrarrestar, por ejemplo: la contaminación industrial.

Comprendida como la emisión de sustancias nocivas y tóxicas de manera directa o indirecta al medio natural, esta es provocada desde la obtención de las materias primas, hasta su transformación en productos o artefactos que facilitan la vida del hombre, pues en su intento por aprovechar al máximo un material, dejan residuos en el ambiente.

Sin embargo, ha dado inicio el proceso de cambio. Actualmente, existen cientos de proyectos que además de ser funcionales son eco-friendly, es decir, ponen especial atención a los efectos que estos avances puedan tener en el entorno natural, así como la flora y fauna que lo componen. Pero, ¿Qué hay que hacer para ayudar de verdad?

Industria verde, en busca del cambio

Bajo resguardo tres tucanes en Cabada

 

Mejorar lo que ya existe. La mayoría de la gente cree que para disminuir el deterioro del planeta es necesario traer a la mesa una idea que nadie más haya tenido, pero la realidad es que solo basta observar el entorno y analizar lo que no está funcionando.

Tal es el caso de las bolsas hidrosolubles (bolsas de plástico que se deshace al contacto con el agua), Muros Zalvec (Muros de contención para ríos y lagos, compuestos por vidrio y escombro reciclado), o parafina, los lentes que además de contar con diseños innovadores, están hechos de residuos no orgánicos como: aluminio de latas de refresco y plástico PET, por mencionar algunos.

Una cosa es cierta, el ser humano ha llegado a un punto en el que no puede vivir sin la tecnología, y esta afirmación no es negativa siempre y cuando los avances tecnológicos no repercutan en el medio ambiente, por el contrario, lo beneficien.

 

Síguenos en  Facebook/Girando en Verde.

US - US -