Zumby Pixel

Basureros a cielo abierto

Un tiradero a cielo abierto no tiene ningún control sobre la disposición o la contaminación que ocasiona en toda una región.

Publicado Hace 24 días el 20 de Noviembre de 2018

por

Como resultado de las actividades que lleva a cabo la población, en el país se recolectan 103 mil toneladas de basura al día, las cuales provienen de hogares, edificios, calles y avenidas, así como de los tipos de industria –según el producto- que se desarrolla en México: alimenticia, farmacéutica, siderúrgica, metalúrgica y textil, por mencionar algunas.

Con una cantidad de basura tan grande, la interrogante es, ¿en dónde se depositan estos desechos? La mayoría son recolectados y llevados a los ya conocidos “rellenos sanitarios”, los depósitos de basura que se encuentran regulados para no poner en riesgo la salud o la seguridad pública.

Sin embargo, existen algunos factores que evitan que los residuos lleguen a su destino, como la ausencia de recolección -causada por las largas distancias entre localidades- y el vertedero ilegal de residuos tóxicos para la reducción de costos en las industrias.

Estos factores provocan la existencia de basureros a cielo abierto. Conocidos por ser un foco de infección y un riesgo sanitario, estos son espacios que albergan todo tipo de residuos, sin ningún control ni tratamiento previo.

A principio del  año 2018, Sedema (Secretaría del Medio Ambiente) reconoció que en Veracruz existen alrededor de 800 basureros a cielo abierto, y aunque ya se han clausurado algunos (ubicados en los municipios de Ignacio de la Llave y Talixcoyan), esta lucha contra vertederos ilegales continúa.

Según el INEGI, el 87% de los tiraderos de basura son a cielo abierto, y tan sólo el 13% son rellenos sanitarios que cuentan con las medidas de prevención establecidas por el gobierno.

Dentro de los basureros a cielo abierto más conocidos en Veracruz, se encuentra el vertedero “Las Matas”, ubicado en el municipio de Minatitlán. Este tiradero tiene una extensión de 50 hectáreas, que durante los últimos 20 años han albergado poco más de 4 millones de residuos sólidos.

Este espacio se considera uno de los causantes de la contaminación del aire, suelo y agua tan severa que existe en esta región.

 

La tecnología al rescate del medio ambiente

México, un país con paraísos por proteger

 

Sus efectos…

Los vertederos a cielo abierto se han convertido en una problemática difícil de resolver, pues demás de ser fuente de malos olores, infecciones y enfermedades, constituyen un problema de recolección y almacenamiento que cuesta mucho dinero y resulta en contaminación ambiental.

A diferencia de los rellenos sanitarios, los vertederos a cielo abierto no cuentan con procesos como el de impermeabilización del suelo.  Esta falta genera que los residuos que allí se vierten entren en contacto con el agua de lluvia y se filtren en ríos y lagos, arrastrando contaminantes que atentan con la salud de la población y la de la fauna de esos ecosistemas.

La industria, también juega un rol importante en la contaminación generada por los basurales a cielo abierto, pues los residuos peligrosos que se generan en el país son principalmente de las industrias química, metalúrgica y automotriz, que al manejarse inapropiadamente representan un riesgo para la salud pública.

Otras de las consecuencias son: la contaminación del aire (derivada de la quema incontrolada de la basura que allí se encuentra), así como incendios que se generan debido a las altas temperaturas en la temporada de calor.

 

¿Cómo ayudar?

Es una realidad que las cantidades de basura que se generan y terminan en basurales a cielo abierto, se debe a la falta de educación ambiental.

De acuerdo con Promarnat (Programa Sectorial del Medio Ambiente), actualmente hay 582 sitios de riesgo a nivel nacional, en donde los estados de Guanajuato, Veracruz y Querétaro cuentan con un mayor número de focos rojos. Hasta el momento el 95% de los sitios no han sido remediados.

Existen pequeñas medidas que se pueden llevar a cabo en las viviendas y oficinas para disminuir este volumen, por ejemplo: el reciclaje.

En México 46 de cada 100 hogares reciclan la basura. Esta cifra se traduce en el 11% del total de los desechos recolectados. A diferencia de años anteriores, esta cantidad se acerca a casi la mitad del total de toda la basura producida.

Esto refleja que la participación de la población va cada vez más en aumento, pues en comparación con el año 2015, solo se reciclaba el 13% del total de la basura producida.

Si bien es cierto que la reducción de la contaminación ambiental se daría clausurando los basureros a cielo abierto, es deber de todos los ciudadanos contribuir en la disminución de basura, separando y reciclando los desechos que se producen.

 

Síguenos en  Facebook/Girando en Verde.

US - US -