Zumby Pixel

De volea: Los ocho más ‘odiados’

El comentario de Alejandro Morteo en El Dictamen.

Publicado Hace 16 días el 28 de Noviembre de 2018

por

Todos siempre tuvimos al compañerito que era el ‘cerebrito’, el que pasaba de panzazo, el que el salón odiaba, los que siempre traían pique, el que le caía bien a todos, al que bulleaban y el que nunca lo dejaban meterse a los grupitos.
Algo así (más o menos) es lo que ocurrió con la Liguilla del futbol mexicano. Lo interesante es que, por un buen accionar a lo largo de la competencia, los ocho clubes que componen la Fiesta Grande del Apertura 2018 se ganaron sin incoveniente su puesto en dicha eliminatoria.

El ‘cerebrito’

Sin lugar a dudas es Cruz Azul. El conjunto que dirige Pedro Caixinha abogó por el buen futbol y el estilo de “apegarse en el librito”. Buenos jugadores consolidados: Iván Marcone, Cauteruccio, Édgar Méndez, Elías Hernández, José de Jesús Corona y el “Cata”, más dos estrellas emergentes que están desplegando un futbol de “cracks” en el torneo: Roberto Alvarado y Misael Domínguez. Con 11 victorias, sobre tres empates y tres derrotas, lo único malo que siempre existirá para la Máquina, es el factor anímico. Si el cuadro Cementero sabe lidiar con sus “demonios”, romperá con la maldición de no ser campeón desde 1997.

El de ‘panzazo’

Querétaro calificó a la malagueña. Cumplió venciendo a Necaxa pero tuvo que acobijarse de las derrotas de Morelia y Pachuca para poder llegar al ansiado octavo lugar. Los Gallos “cantan” de la mano de Rafa Puente Jr., y aunque es un técnico joven con hambre de triunfo, no parece ser lo necesario para llegar a la siguiente ronda pues enfrente tienen un monstruo llamado Cruz Azul. Dos puntos a favor: tienen una espina dorsal fuerte con Thiago Volpi en el arco, la revelación Marcel Ruíz en la mediacancha y el siempre atinado Camilo Sanvezzo arriba, y, como todos sabemos, la mala suerte es la mejor amiga de los Cementeros.

El ‘odiado’

Según medios como ESPN y Fox Sports, América es el favorito para alzar su 13avo campeonato, pero es el rival a vencer por el resto de los siete que están en competencia. Al igual que el Azul, el factor cancha del Azteca puede ser un handicap a favor o en contra para las Águilas, pero lo que impera aquí, es la relación que tiene el “Piojo” con sus pupilos y la confianza entre sus jóvenes promesas, los extranjeros que llegaron al Nido y los mexicanos consolidados que han hecho del cuadro azulcrema la mejor ofensiva del campeonato. Pero, enfrente tienen al Toluca.

El ‘rechazado’

Los Diablos Rojos tienen todo lo necesario para ser el quinto grande del futbol mexicano, pero la élite del balompié azteca no le permite entrar a su “selecto grupo”. El club más exitoso en torneos cortos, con un goleador histórico y una base de futbolistas que han alzado a la institución a los primeros planos no basta para que la Liga MX le dé el lugar que merecen. Además, el cuadro de Hernán Cristante tienen medidas a las Águilas: junto con Santos, los escarlatas son el equipo que más veces han dejado fuera a los del “Piojo” en Liguillas, por lo que la visita al Nemesio Diez será vital para las aspiraciones de ambos.

El ‘bulleado’

Pumas sí es el cuarto grande, pero también es el que siempre es eliminado desde antes que dispute la Liguilla. Los de Universidad tienen un récord negativo en la Fiesta Grande, un logro que no es para nada de presumir, pero no por eso hay que demeritar a los felinos. Bicampeones en la etapa de Hugo Sánchez como DT, el cuadro de David Patiño aún mantiene su etiqueta de favorito en donde se pare y Ciudad Universitaria sigue siendo una fortaleza para el equipo que se atreva a meterse ahí.

Los ‘que traen pique’

El Norte ha tenido una gran representación con Tigres y Monterrey, pero esta temporada parece ir de menos a más, al menos, para los Rayados. Aunque se mantuvieron casi todo el torneo en los altos lugares de la tabla, sus costosas contrataciones no han dado el ancho esperado y se han tenido que respaldar en sus jóvenes atacantes: Luis Madrigal y Jesús Gallardo, además del respaldo de su central Nicolás Sánchez. Los nombres de Funes Mori, Avilés Hurtado, Dorlan Pabón e incluso de Rodolfo Pizarro han pasado desapercibidos y eso es algo de temer para su DT, Diego Alonso. Del otro lado, los de la UANL se han tenido que apoyar, por enésima ocasión, en lo que suceda cuando la bola pasa por los pies de André-Pierre Gignac. El máximo romperredes del futbol azteca ha sido determinante para que los Tigres califiquen y se espera que sea el impulso anímico para que los del “Tuca” avancen en lo que resta de la Liguilla.

El ‘que cae bien’

Santos llegó al Apertura 2018 como campeón, pero diversos problemas extracancha hicieron dudar de su desempeño para el torneo. Su mentor, Robert Dante Siboldi dejó al equipo, y con él, su capitán Carlos Izquierdoz y su máximo goleador, Djaniny Tavares. Además, Jonathan Orozco comenzó el torneo en la banca por problemas de indisciplina y esto parecía mermar a unos Guerreros que hicieron gala de su mote. Julio Furch y Jonathan Rodríguez se volvieron unos demonios del área, mientras que entre Osvaldito Martínez y el “Gallito” Vázquez transformaron sus asistencias en goles. Gerardo Alcoba se convirtió en la referencia atrás junto con las joyas de la zaga santista, José Abella y Jesús Ángulo. La directiva de Irarragorri confió en Chava Reyes y los números se reflejaron en una oportunidad para ir por un ilusionante bicampeonato.
Ahora, esperemos que la espectacularidad que estos “ocho más odiados”, la envidia del resto de los 10 equipos que componen la Liga MX se refleje en la llamada “Fiesta Grande” y, al menos en México, nos hagan olvidar a los amantes del futbol el trago amargo de la “pisoteada” Final de la Copa Libertadores.

Síguenos en Facebook ED deportes

Más noticias AQUÍ

US - US -