Zumby Pixel

“Buscando al héroe”

“Si Aquiles no tuviese su talón, posiblemente hoy tú no lo conocieses” Stan Lee
“Buscando al héroe”

Publicado Hace 29 días el 13 de Noviembre de 2018

por

Uno de los primeros juegos mentales en las etapas tempranas de la niñez, es el inagotable ejercicio de la imaginación, virtud que normalmente genera la expectativa del poder hacer algo que se anhela. ¿Quién no ha pensado en lo que increíble que podría ser volar?, ¿o en el poseer la facultad de una fuerza metahumana?, ¿quizá también el hecho de tener la posibilidad de migrar de una dimensión a otra o de un tiempo a otro con solo usar su mente? La sola sensación de pensarlo en mucho se debe a los constantes empeños de humanizar lo no humano que en la cultura popular posee la vasta producción de Stan Lee. Conocido como “Stan, El Hombre”; Lee ha prefigurado los íconos de la ciudadanía no solo norteamericana sino global, los cuales han sido llevados a lo masivo del celuloide, y en la vida social pertenecen a la psiquis mundial como ejemplo de “gallardía” y batalla. El joven que con apenas 22 años comenzó a escribir y editar, se convirtió en el imaginario de insustituibles sagas como: Los 4 Fantásticos, Hombre Araña, Los Vengadores, Thor, X-Men, Daredevil, Hulk, Iron Man y Doctor Strange, por citar sólo algunos. Su legado es, sin objeción, una antorcha para la cultura; esa que lleva la luz de la libertad y que muestra tras sus grandes creaciones el sueño de tener sociedades fuertes que luchen contra sus propios demonios que los aquejan a diario. Cierto es que fueron los griegos quienes establecieron al concepto de héroe como figura significante de la sociedad, siendo así como a través de numerosas piezas literarias, el héroe como se lo conoce hoy tomó forma y se inmortalizó en el arte de las sociedades. Empero, ¿Héroe es realmente aquella invencible y grandilocuente figura? Pienso más bien que los héroes se buscan en otra parte, tal como Lee logró transfigurar el concepto de heroísmo, acuñándole antítesis propias para ese género. El heroísmo no consiste en carecer de miedo, sino en superarlo, a partir de derrotas, que son una característica real del héroe, consiguiendo que al final no solo sus acciones sino que sus ideas triunfen. Físicamente, el imaginante neoyorkino dejó de existir, pero su legado sin duda abrazará nuevos sueños y anhelos de pequeños inquietos por descubrir y conquistar el siempre convulsionado mundo ante ellos.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

- US -