Zumby Pixel

El anti-doping del “Tibio” en México ´68

RELATOS OLÍMPICOS por Eduardo Moreno Loyo. Nadador Olímpico.
Foto Eduardo Loyo.

Publicado Hace 28 días el 18 de Noviembre de 2018

por

Por Eduardo Moreno Loyo (Nadador Olímpico)

Los Juegos olímpicos de México se caracterizaron, además de la excelente organización, que calló muchas bocas opositoras, por el intenso calor humano que se manifestaba hacia los participantes del mundo y destacadamente por las innovaciones que en estos se presentaban como: La Olimpiada cultural, paralela al evento deportivo durante todo el  año, el encendido  del pebetero en el estadio por una mujer, nuestra amiga Enriqueta Basilio, el primer relevo acuático a la antorcha olímpica en Veracruz, las innovaciones tecnológicas en las competencias, como en el atletismo la pista de Tartán y las pértigas de fibra de vidrio o el telémetro óptico para los saltos, y en la natación las placas de toque que apoyaban  el cronometraje manual, etc.

Ante el asomo del profesionalismo –en México 68 solo participaron amateurs-, que incitaba a la práctica de tácticas desleales, como el uso de sustancias estimulantes, para mejorar el rendimiento deportivo llamado “doping”. También por primera vez se aplicaría el examen antidoping a los vencedores, mediante exámenes de orina, requeridos en los sitios de la competencia al terminar las pruebas, para legitimar los resultados.

Para el caso de nuestro flamante campeón olímpico de 200 pecho y coequipero Felipe Muñoz Kapamas, con la competencia más espectacular de la natación mexicana, después del frenesí de su triunfo en la alberca ante 10,000 personas, la insólita vuelta en hombros a la piscina por aficionados, la emotiva premiación en el podio –con la bandera mexicana en todo lo alto y el derramando lágrimas de hombre. “El tibio”, héroe nacional fue reclamado para la prueba anti-doping, en un privado cerca de la alberca para dejar la líquida muestra, en donde lo encontré, azorado y agobiado esperando su turno.

Todo un éxito la Clínica de Reglamento CONDEBA Taekwondo Veracruz

Halcones UV goleó 4-0 a la Ibero

Valga decir que antes de una competencia el nadador se prepara y acude frecuentemente a los baños, ya sea por el nerviosismo previo de la competencia o como decimos “para botar lastre” y estar más ligero; resulta que así lo hizo el Tibio y pues se “vació”, y no podía dejar la liquida muestra requerida. Los minutos pasaban y este no salía del cuartito, alguien nervioso, bromeando comento que el tibio necesitaba “una mano amiga “que lo ayudara para tal fin.

 Posteriormente la entregó y se le le confirmo negativo, validando su sensacional triunfo.

 Tiempo después, vi una foto de este momento previo y yo con la mano izquierda extendida; pero les juro que esa “mano amiga”, no fue la mía.

 Después de ganar el oro en 200 pecho, un azorado Tibio Muñoz, fue requerido al privado del anti-doping; pero al tardarse demasiado en dejar la líquida muestra y ante la insistencia de los encargados, tuvo, según se dice que recurrir a una “mano amiga”. Si , el jovenazo de la derecha soy yo, pero les juro que esa mano no fue la mía, narra bromeando Eduardo Moreno.

Síguenos en Facebook ED deportes

Más noticias AQUÍ

US - US -