Zumby Pixel

Nuevo aeropuerto y la inédita oportunidad de opinar

Dedicado a mis alumnos de la Maestría en Derecho Fiscal y Federalismo de OCE
Nuevo aeropuerto y la inédita oportunidad de opinar

Publicado 27 octubre 2018 el 27 de Octubre de 2018

por

La consulta, un avance democrático

Hace algunos años, en 1988, terminé mi tesis de la Licenciatura en Administración de Empresas en la Facultad de Administración de la UV en Xalapa, Ver., titulada “La nacionalización de la banca y el control de cambios”, para lo cual investigué lo más exhaustivamente que pude sobre la decisión y sus repercusiones y con eso documenté un trabajo de seis años. Como todos sabemos José López Portillo en su último informe de gobierno, el 1 de septiembre de 1982 decretó tales barbaridades y las justificó diciendo que sólo lo había consultado con su hijo, al que llamó “Orgullo de su nepotismo”.

36 años después seguimos sufriendo las consecuencias, la banca que era de nacionales, pasó al gobierno, dirigida por políticos que otorgaron créditos sin garantía y prácticamente la descapitalizaron, obligando a su rescate multimillonario que hasta la fecha pagamos, pues tiene su apartado en el Presupuesto de Egresos. Más tarde, Carlos Salinas de Gortari reprivatizó la banca, entregándola a neobanqueros como Carlos Cabal Peniche o Roberto Hernández, que compraron barato y vendieron caro a extranjeros, en cuyas manos quedó “nuestra banca”. Ninguno de los que antes habían alabado la nacionalización dijo nada. Respecto al control de cambios hasta la fecha lo sufrimos, a pesar del TLCAN y sus derivados, y significa una forma de desalentar las exportaciones, pues si exportamos las divisas que generamos se las queda el Banco de México, que nos entrega moneda nacional, y cuando necesitamos esas divisas las pagamos más caras, por lo que significa una carga que inhibe el comercio exterior.

Cuando López Portillo tomó la decisión todos la aplaudimos; periodistas, como Miguel Ángel Granados Chapa, hicieron libros que justificaban la medida y como mi trabajo de tesis era académico, hice acopio de toda esa información; pero no resultaba creíble, así que me fui al extremo y empecé a consultar a los caricaturistas, que entre broma y guasa dicen su verdad. En mi tesis, incluí gran parte de esas caricaturas. Mi asesor de tesis y los sinodales, solo me pidieron que fundamentará la inusual irreverencia, lo cual hice citando a Alfonso Reyes, que dijo que la caricatura “es una etimología de la personalidad”.

Ahora colecciono caricaturas sobre la consulta del aeropuerto en la Ciudad de México y voté anteayer, pues el solo hecho de que nos consulten significa un avance democrático.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

US - US -