Zumby Pixel

Slim, el gran perdedor tras cancelación del NAIM en Texcoco

Las compañías del empresario están involucradas en la construcción tanto de la terminal como una de las pistas

Publicado 30 octubre 2018 el 30 de Octubre de 2018

por

Luego de que fuera cancelada la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco, el empresario Carlos Slim, el hombre más rico de México, ha sido de los más afectados.

El proyecto de 13 mil millones de dólares fue cancelado por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, después de que la opción más votada en la consulta ciudadana organizada la semana pasada eligiera, con un 69.9 por ciento de los votos, la opción de Santa Lucía.

Construcción del NAIM continuará hasta el 30 de noviembre

AMLO cancela NAIM Texcoco; se construirá en Santa Lucía

Entre los grandes perdedores por el anuncio está el multimillonario Carlos Slim, quien posee la mayor parte de los mil 600 millones de dólares en Fibra E -un híbrido entre una sociedad limitada maestra y un fideicomiso de inversión en infraestructura y bienes raíces-, emitidos por el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM).

La cancelación también deja seis mil millones de dólares en bonos “en el aire”, así como dificultades operativas para las aerolíneas y riesgos más amplios para el mercado y el país.

El GACM recaudó mil 600 millones de dólares a través de la oferta pública inicial del Fibra E, la mayor parte de la cual fue adquirida por Inbursa, el fondo de pensiones de Slim.

Mientras que la Fibra E es un contrato complejo y liquidarlo no tiene precedentes, el prospecto inicial dice que, en caso de cancelación, los titulares recibirán ingresos del aeropuerto existente a partir de enero, al menos dos años antes de que hubieran comenzado los pagos del nuevo aeropuerto.

La constructora de Slim también está muy involucrada en el proyecto.

Grupo Carso, propiedad del magnate, se asoció con Empresas ICA y otros para construir la terminal diseñada por el renombrado arquitecto británico Norman Foster, en un contrato cuyo valor es cercano a los 4 mil millones de dólares.

Carso también construye una de las pistas, con un costo estimado de alrededor de 400 millones de dólares cuando se adjudicó el contrato.

Federico Patiño, jefe del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, quien supervisa la construcción de las instalaciones de Texcoco, explicó que el trabajo continuará bajo los términos actuales al menos hasta el 30 de noviembre.

El directivo señaló que aún no cuenta con información sobre si los contratistas actuales podrían mudarse a Santa Lucía.

Con información de Agencias

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

- US -