Zumby Pixel

Fracking, riesgo mortal

Para que el fracking sea viable, tiene que encontrarse un modelo que mantenga la calidad del medio ambiente
Fracking, riesgo mortal

Publicado 18 octubre 2018 el 18 de Octubre de 2018

por

Veracruz tiene una bomba en las manos al ser el estado con más pozos explotados vía fracking del país. En medio de un debate nacional por si el uso de este proceso se mantendrá o no para el próximo sexenio, el riesgo a la salud de los veracruzanos es mayúsculo.

Si bien, Andrés Manuel López Obrador afirmó en días pasados que la práctica será detenida, aún queda camino para definir el freno de los procesos ya lanzados en los 2,228 pozos en suelo estatal, que representan el 60% del país.

Y es que el gobierno vigente de Enrique Peña Nieto ha sido un promotor férreo del fracking, concesionando espacios para la exploración y la explotación, en su mayoría a agentes extranjeros, lo que complicaría el veto propuesto por el presidente electo.

Entretanto, el riesgo ambiental no tiene precedentes de acuerdo al reporte de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y la Alianza Mexicana contra el Fracking (AMCF).

El problema principal de la práctica, según los reportes internacionales, está en que los compuestos utilizados en los diferentes procesos (ubicación, perforación, extracción y lavado) son altamente contaminantes para los mantos acuíferos, a donde llegan después de contaminar el subsuelo.

Fracking no afecta al medio ambiente: Fox

El fracking, un impacto latente al ambiente

En Veracruz, el peligro es inmenso porque es uno de los estados con mayor riqueza hídrica; a través de él atraviesa el 35% de las aguas superficiales mexicanas, por tanto, la contaminación del líquido podría acabar en un ecocidio.

Por si fuera poco, el gasto de agua limpia aplicada en la mecánica oscila entre los 9 y 29 millones de litros cúbicos por pozo, suficientes para abastecer a Boca del Río por un día; organizaciones en pro del medio ambiente calculan que el total de agua usada asciende a 66,352 millones de litros cúbicos, números similares a los que toda la entidad consume en un periodo de cuatro a cinco semanas.

Fuentes de la Alianza Mexicana contra el Fracking confirmaron que la laxitud en la vigilancia hace de Veracruz un punto rojo en el país, pues la extensión territorial, así como la influencia de grandes empresas, suponen importantes riesgos a la salud.

La Organización Mundial de la Salud advirtió que componentes como el metanol, benceno, tolueno, entre otros, son potencialmente cancerígenos, además de poner en riesgo el sistema nervioso o causar severas alergias contra las que no hay medicación específica.

Por ello, países como Alemania, Inglaterra o Suiza prohibieron una práctica que en México comenzó después de la aprobación y puesta en marcha de la Reforma Energética en 2013.

Se prevé que exista un intenso cabildeo en los próximos meses por parte de los involucrados, lo que incluye a las entidades en donde hay pozos que utilizan la técnica, así como al gobierno federal y, sobretodo, las empresas concesionarias, que buscan estratagemas para no perder sus fuentes de ingreso y aquellos yacimientos que les pueden bañar en oro.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

- US -